ACOMPÁÑANOS EN NUESTROS VIAJES

21 oct. 2011

Burgos: SANTO DOMINGO DE SILOS.


Mayo 2010

Nos dirigimos en esta ocasión  al Monasterio de  Santo Domingo de Silos, en la provincia de Burgos, una abadía benedictina cuyo claustro es una maravilla del románico español. Pernoctamos en un amplio y tranquilo aparcamiento. Como entonces no teníamos el navegador, no podemos dejar coordenadas, pero vamos, no tiene pérdida posible.

MAPA CON TODAS LAS PERNOCTAS ABAJO DEL TODO



  Dimos un agradable paseo por las calles solitarias del pueblo, viejas casas con entramado de madera y puertas centenarias en las que habitaron gentes anónimas  con sus anónimas historias que ya han desaparecido en el tiempo.




Pasamos por el Arco de San Juan dejando a la izquierda  el manantial que administra agua constante a un lavadero de piedra y nos dirigimos hacia un caminillo con imponente Via Crucis  que nos conduce  a una ermita neorománica, como casi todas está cerrada, pero desde este punto se aprecia una magnífica panorámica del monasterio y todo su entorno que aprovechamos para sentarnos un largo rato, contemplar y aspirar la atmósfera placentera que nos brindaba el lugar.




Un boceto tomado desde el montecillo con Via Crucis que hay frente al Monasterio  


  El monasterio no nos defraudó. En la visita el guía era extraordinario, analizaba la representación y distribución de los elementos  y pesos visuales en las pilastras del claustro y la relación que tienen las figuras en su interior , poniendo  una pasión en su forma de narrar que contagiaba. Algo poco habitual.

  El Claustro posée 64 capiteles, toda una preciosa muestra del escenas de carácter narrativo, otros con  amplio bestiario, oscuros y misteriosos seres, pájaros grifos, centáuros, arpías, etc. La arquitectura románica está cargada de simbolismo puesto que el pueblo llano de la época, no sabía leer y por medio de estas representaciones les eran transmitidas las doctrinas que el clero quería que recibiesen.



Gerardo Diego dedicó al ciprés de Silos  un soneto considerado uno de los mejores de la lengua española:

El ciprés de Silos

Enhiesto surtidor de sombra y sueño
que acongojas el cielo con tu lanza.
Chorro que a las estrellas casi alcanza
devanado a sí mismo en loco empeño.

Mástil de soledad, prodigio isleño;
flecha de fe, saeta de esperanza.
Hoy llegó a ti, riberas del Arlanza,
peregrina al azar, mi alma sin dueño.

Cuando te vi, señero, dulce firme,
qué ansiedades sentí de diluirme
y ascender como tú, vuelto cristales,

como tú, negra torre de arduos filos,
ejemplo de delirios verticales,
mudo ciprés en el fervor de Silos.

Gerardo Diego.

Las visitas al monasterio son:
Por las mañanas de martes a sábado de 10 a 13 horas
Por las tardes de martes a domingos y festivos de 16,30 a 18 horas

Ángulo noreste del claustro: El sepulcro y El descendimiento.  
Las otras tres  pilastras que forman los ángulos del claustro:
Ángulo sudeste: La ascensión y Pentecostés.
Ángulo noroeste: Los discípulos de Emaús y La duda de Santo Tomás.
Ángulo sudoeste: La anunciación a María y El árbol de Jessé.





 También son muy interesantes y entran el el precio de la entrada, como es lógico, la botica del monasterio con su colección de tarros antiguos y su biblioteca. El museo que contiene pintura, obra escultórica, piezas de orfebrería y esmaltes. También con la misma entrada se puede visitar el Museo de Instrumentos Musicales, procedentes de todo el mundo. Este museo se encuentra en otro edificio no muy lejos del monasterio.

Casa carcel del siglo XII "Museo de Instrumetos Musicales".

 Como siempre que admiramos los capiteles románicos nos quedamos con la intriga de adivinar de alguna manera lo que los artistas canteros de la época querían transmitir al espectador de su obra, hemos encontrado en la página de un instituto (Fuente: ntic.educacuón.es) algunos significados de los simbolos representados en los capiteles románicos. Nos parece muy interesante y curioso, 

BESTIARIO DEL ROMÁNICO 

DRAGÓN. En general suele ser representado como ser­piente alada de dos patas. Simboliza al demonio y al pecado, y habitualmente es alanceado por San Jorge, que va a salvar a la dama secuestrada por el monstruo. La dama de la leyenda significaría aquí el alma retenida por el demonio en la oscuridad (pecado) de la cueva. También puede ser muerta la serpiente alada por San Miguel. (...)

BASILISCO. Animal con cabeza monstruosa, cresta de gallo y cuerpo y cola de reptil o en forma de lanza. Representa al demonio y su misión era la de custodiar tesoros en la antigüedad clásica. En el románico, en cambio, es el encargado de conducir al infierno las almas de los con­denados, por lo que aparece en escenas de tipo escatológico, ...

SÁTIRO. Representado en forma de hombre cornudo con patas de macho cabrío. Simboliza claramente al demonio.

QUIMERA. Monstruo con cabeza de león y cuerpo de cabra rematado por una cola de dragón. A veces vomita fuego y representa en general a las fuerzas infernales.

HIDRA. Serpiente de varias cabezas que simboliza también al demonio. El Apocalipsis de San Juan la menciona en varios pasajes concretos.

SIRENA. Cabeza de mujer con cuerpo, patas y cola de ave. De origen grecorromano, en realidad se le ha confundido mucho con la nereida, que es la que tiene cola de pez, y esto por influencias mucho más tardías de origen nórdico. Las sirenas seducen a los navegantes con sus cantos para arrastrarlos a la muerte y devorarlos. En el románico cumplen la misma función, siendo los navegantes los creyentes cristianos quienes arrostran, como Ulises, el peligroso canto en su navegar por la vida. Curiosamente en Egipto se representaba el alma humana con el mismo aspecto físico que las sirenas, y en algunos casos concre­tos pasó este significado al románico a través de la cultura árabe. Cuenta la leyenda que el alma del difunto, representada de esta manera, equivocaba su destino en el más allá y se convertía en vampiro bebedor de sangre para poder sobrevivir. Por tanto, el sentido general que debemos dar a este animal fantástico es doble: Por un lado re­presenta el peligro de las tentaciones, nacidas de las ba­jas pasiones y los deseos a lo largo de la vida, capaces de destruir el alma humana, y por otro se la usa, aunque en muy contadas ocasiones, como imagen del alma del condenado ya sea al purgatorio o al infierno. 

NINFAS o NEREIDAS.Animal con cabeza y tronco de mu­jer rematado por cola de pez que a veces puede ser doble. En la antigüedad clásica eran las divinidades de las aguas, manantiales y fuentes, siendo además las encargadas de engendrar a los héroes, así como también de perturbar la mente de los hombres que las ven. Sus apariciones se solían producir a mediodía, por lo que su lugar en las Iglesias suelen ser los capiteles de puertas y ventanas orien­tadas al sur, aunque esto no las excluye de otras orientaciones. Estos animales fantásticos representan la voluptuosidad, los vicios y las tentaciones, y a veces se las puede ver con instrumentos musicales, en clara referencia a la música corruptora, y en contraposición a la m, el soplo del espíritu. Hay numerosas y exquisitas representaciones de este animal en el románico palentino. (...)

ESFINGE.- Animal fantástico con cabeza de mujer, cuerpo de león y alas de águila. Su misión a lo largo de casi todas las culturas que la representaron desde Egipto, era la de vigilar los lugares sagrados y fulminar con su mirada a todos los que no cumplieran las disposiciones y condiciones de dichos lugares. Sólo hay un caso en nuestro románico que tenga este animal representado. (...)

GRIFO. Monstruo con cabeza y alas de águila y el resto del cuerpo de león. Es la fusión de dos animales de la máxima categoría en cuanto a simbología se refiere y ambos, por separado, representantes de Jesucristo: El león y el águila. El uno sería el representante de la fuerza terrestre y la otra de la visión celeste. Es decir, en el mundo me­dieval representan las dos naturalezas de Cristo: La humana y la divina. Fuerza y sabiduría. Su misión era también la de vigilar los lugares sagrados, pero no sólo de una manera pasiva, como la esfinge, sino de una forma activa fundamentalmente, con la agudeza visual del águila y la fuerza del león. Es frecuente verlo, por lo tanto, en los capiteles de ventanas y puertas, y a veces, aunque escasas, en los totales o acompañando a algún personaje relevante, como puede ser el santo al que está dedicada la iglesia. (...)

HIPOGRIFO.- Animal con cabeza y alas de águila y cuerpo y patas de caballo. Tiene la misma misión que los grifos, aunque su status es ligeramente inferior. Sus cualidades tradicionales en la literatura fantástica son su rapidez física, por su condición de equino y su rapidez mental aportada por el águila.

CENTAURO.- Uno de los signos del zodíaco, también conocido como sagitario. Tiene cabeza y tronco humanos y cuerpo de caballo. Simboliza la fuerza bruta y se dedica a acosar y tentar almas, general mente en forma de aves o ciervos. Las damas tampoco escapan a su acoso, por lo que también se le asocia con la lujuria y el vicio en general. No es difícil, dadas sus tendencias belicosas, encontrarle luchando con ejemplares de su misma especie. (...) sirenas, en cuanto a sus características físicas, se distinguen de éstas por su cola de serpiente o es­corpión y a veces también por su lengua trífida. Simboliza a las pasiones y los vicios, así como los tormentos del deseo y los remordimientos a que someten a los que dan satisfacción a sus vicios. Son creadoras y provocadoras de tormentas, según la tradición. El significado literal de su nombre es “espíritu áspero dominador de la tempestad”. Solamente el viento las puede expulsar, es decir, en el románico, el soplo del espíritu. Hay numerosas y exquisitas representaciones de este animal en el románico palentino. (...)

ESFINGE.- Animal fantástico con cabeza de mujer, cuerpo de león y alas de águila. Su misión a lo largo de casi todas las culturas que la representaron desde Egipto, era la de vigilar los lugares sagrados y fulminar con su mirada a todos los que no cumplieran las disposiciones y condiciones de dichos lugares. Sólo hay un caso en nuestro románico que tenga este animal representado. (...)

GRIFO. Monstruo con cabeza y alas de águila y el resto del cuerpo de león. Es la fusión de dos animales de la máxima categoría en cuanto a simbología se refiere y ambos, por separado, representantes de Jesucristo: El león y el águila. El uno sería el representante de la fuerza terrestre y la otra de la visión celeste. Es decir, en el mundo me­dieval representan las dos naturalezas de Cristo: La humana y la divina. Fuerza y sabiduría. Su misión era también la de vigilar los lugares sagrados, pero no sólo de una manera pasiva, como la esfinge, sino de una forma activa fundamentalmente, con la agudeza visual del águila y la fuerza del león. Es frecuente verlo, por lo tanto, en los capiteles de ventanas y puertas, y a veces, aunque escasas, en los totales o acompañando a algún personaje relevante, como puede ser el santo al que está dedicada la iglesia. (...)

HIPOGRIFO.- Animal con cabeza y alas de águila y cuerpo y patas de caballo. Tiene la misma misión que los grifos, aunque su status es ligeramente inferior. Sus cualidades tradicionales en la literatura fantástica son su rapidez física, por su condición de equino y su rapidez mental aportada por el águila.

CENTAURO.- Uno de los signos del zodíaco, también conocido como sagitario. Tiene cabeza y tronco humanos y cuerpo de caballo. Simboliza la fuerza bruta y se dedica a acosar y tentar almas, general mente en forma de aves o ciervos. Las damas tampoco escapan a su acoso, por lo que también se le asocia con la lujuria y el vicio en general. No es difícil, dadas sus tendencias belicosas, encontrarle luchando con ejemplares de su misma especie. (...)


(Fuente: ntic.educacuón.es

Algo mas sobre Santo Domingo de Silos:

El claustro de Silos es de doble planta, siendo la inferior la más antigua y la de mayor mérito. Forma un cuadrilátero de lados ligeramente desiguales, de los que el menor mide 30 m y el mayor 33,12 m. Los lados norte y sur constan de 16 arcos, mientras que los lados este y oeste de sólo 14. Como las parejas de lados opuestos no son de igual dimensión a pesar de tener el mismo número de arcos, las luces de éstos tampoco son idénticas, variando entre 1,00 y 1,15 m. Los arcos son de medio punto y descansan sobre capiteles que, a su vez, lo hacen sobre columnas de doble fuste monolítico de 1,15 m de longitud; sólo los soportes centrales de cada galería están formados por fustes quíntuples, salvo uno de ellos, el del lado norte, que es cuádruple y torsado. Toda la arquería va montada sobre un podio corrido con una abertura para acceder al jardín interior. seguir leyendo....

Y por último  para quienes hayan llegado leyendo hasta aquí, y sean enamorados del románico o para las mentes inquietas que se hayan quedado prendadas de todo lo que encierra este fantástico arte, acabamos de descubrir un foro en la web, donde no es necesario registrarse y se puede disfrutar, con mayúsculas, de extraordinarias imágenes y estupendos comentarios sobre este magnífico arte. Con un poquito curiosos que seáis, engancha de verdad, además en este sitio se pueden descubrir nuevos lugares para visitar con nuestros vehículos. ¿Hay alguien mas privilegiado que un autocaravanista para descubrimientos de este tipo? : Os hemos dejado un enlace en el apartado de  "INTERESANTES" en "La belleza del románico
Esperamos que os guste.





Si te ha gustado esta entrada y la información que incluimos te ha sido útil..... agradecería tu g +1
recomienda este blog en google.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...