ACOMPÁÑANOS EN NUESTROS VIAJES

2 may. 2013

Gargantas del Tarn y Rodez. MIDI-PYRÉNÉES 2


Martes 14.08.2012

Un buen descanso y un buen desayuno, lo mejor para empezar con ganas otra jornada prometedora, descubrir sitios desconocidos y diferentes es algo de lo que nunca nos cansamos.
Damos un último paseo por las calles de La Couvertoirade para verla con buena luz diurna y nos ponemos en marcha de nuevo.
Hemos venido con las ansias de pasar por zonas de naturaleza, campo y espacios abiertos lo máximo posible.


 Cantobre

Por esta zona hemos oído hablar mucho de las gargantas (gorges) del río Tarn. Con el mapa en la mano vemos donde se encuentra ésta garganta y para llegar desde donde nos encontramos, lo mejor es dirigirse a la ciudad de Florac para coger la carretera D-907-B que hace todo el recorrido en paralelo al río casi hasta Millau. Sin embargo observamos que la ruta es a través de una intrincada madeja de carreteras comarcales estrechas y reviradas que atraviesan el parque nacional dés Cévennes. Es igual, a la aventura hemos venido, por lo tanto pongo el gps. en dirección directa a Florac dejándonos llevar por él. Comenzamos a rodar por parajes preciosos de éste parque natural que nos augura vistas espectaculares.

 Apuntes rápidos a pie de carretera

y aquí está el apunte

Nos detenemos en una amplia zona de tierra junto a la carretera cuando avistamos el pueblo de Cantobre. Espectacular panorámica de este pueblo literalmente colgado sobre los acantilados, hacemos fotos y Flor hace apuntes rápidos en tinta y acuarela.
Empieza a apretar el calor y continuamos marcha. Pasados unos kilómetros la carretera se estrecha hasta tal punto que teníamos que parar cuando nos cruzábamos de frente con algún coche y si era un furgón u otra autocaravana hasta los espejos teníamos que plegar. Para mas tensión, el bordillo de la calzada que llevábamos a nuestra derecha con vistas al río, estaba delimitado por un pretil de piedra de casi medio metro de alto, uno no se podía permitir el mas mínimo despiste, la mas mínima imprecisión significaría rozar con el duro granito todo el lateral derecho de la autocaravana. 

  Carretera por el cañón de La Dourbie. Demoníaca para las autocaravanas.

En estas condiciones continuamos bastantes kilómetros complicándose aún mas el tema cuando el tomtóm nos indica girar a la derecha por un puente estrechísimo y que desde la auto veíamos que continuaba por un camino de tierra cuesta arriba con desniveles propios para un 4x4. Desistimos lógicamente y seguimos de frente a paso de tortuga, ahora con una caravana de turismos detrás nuestro sin que tuviesen ninguna posibilidad de adelantarnos. Así andábamos por aquellas "gorges" que luego identifiqué en el mapa como el cañón de La Dourbie. El tomtóm insistía en que diésemos la vuelta cuando pudiésemos para coger aquel camino que desechamos, por otra parte no había manera de dar la vuelta en ningún sitio así que tuvimos que continuar de frente sin remedio.

 A la derecha de este puente fue el único sitio donde pudimos dar la vuelta, solo podían seguir vehículos de hasta 6 metros

 Llegamos a un pueblo del que no recuerdo su nombre y cruzamos el río por un estrecho puente, al final de este, nos encontramos con una señal de tráfico prohibiendo la circulación de vehículos de mas de seis metros de largo a partir de éste punto.
Se acabó, hay que dar la vuelta y salir de esta ratonera. Me detengo y dejo pasar a todo el mundo indicando con la mano y los intermitentes. Ninguna queja y ningún mal gesto, yo creo que no solo es por el grado de educación del que hacen gala los franceses sino porque desde hacía muchos kilómetros se iban apiadando de nosotros.

Imagen tomada en marcha desde el puente

 Para equilibrar la mala situación, en este sitio encuentro la manera de dar la vuelta pudiendo meter la culera hacia la otra dirección del cruce cuando no venía nadie, así pudimos girar en tres o cuatro maniobras y regresar por donde habíamos venido. Ahora sin embargo llevábamos nosotros el peligro de los salientes de la roca excavada de forma cóncava a nuestra derecha. De la misma forma vamos recorriendo en dirección opuesta el cañón de la Dourbie teniendo que parar también cada dos por tres. Así muchos kilómetros hasta que la carretera se convierte en “civilizada” y cerca de otro pueblo del que tampoco recuerdo el nombre vemos indicaciones para llegar a Millau, para allá que nos vamos, tenemos que repostar, comprar y parar a comer.

Mas imágenes tomadas en marcha por la imposibilidad de pararnos en ningún sitio

Vaya trago, ha sido frustrante porque los alrededores de todo este recorrido son preciosos pero no hemos podido parar en ningún sitio, ni aparcar, ni siquiera detenernos, casi ni apartar la vista de la calzada para ver el paisaje . Es una ratonera para las autocaravanas. 
Bueno, pues llegando a Millau, van apareciendo en el tomtom los iconos de varias áreas de servicio
para las Ac, entramos en una de ellas y estaba a rebosar, nos vamos y entramos en un supermercado para comprar algunas cosas y repostar.

Aparcamiento de pernocta en Ségur, apacible y traquilo, junto a un área con todos los servicios gratuitos.

A estas alturas del día el calor se ha hecho sofocante y bochornoso, necesitamos buscar una sombra para detenernos a comer. Callejeando vemos unas indicaciones turísticas que señalan la salida hacia las gargantas del Tarn. Pensamos que a lo mejor desde aquí hay algún itinerario más apropiado y lógico en contraposición a por donde nos habíamos metido esta mañana. Pues ya que estamos aquí vamos a intentarlo. Enfilamos por la D-809, muy bien en principio, además paramos en un área de descanso y a la sombra pudimos comer en unas mesas al aire libre aunque el calor era impresionante. N 44º 11' 29" E 03º 08' 48". 

Rodez. Plaza de Sacre Coeur.

La circulación por esta carretera era mas intensa todavía; Autocaravanas...esto nos da buenos augurios, furgones con remolques llenos de canoas, grupos de ciclistas, grupos de moteros, varios camping a la vera del río, una zona intensamente explotada para el turismo.
Circulamos muy bien hasta que llegamos a un punto a partir del cual ya no hay camping, ni pueblos, la calzada se estrecha nuevamente hasta límites alarmantes. Otra vez teniendo que parar cuando nos cruzamos de frente con alguien, y en una de estas, un turismo de los que venían de frente se dejó su "oreja" derecha al pegarse con violencia en una roca saliente, mal presagio, ya no vemos circular ninguna autocaravana ni furgones de reparto, otra vez metidos en otra ratonera, nos va a dar un ataque al corazón, nuevamente pendiente de los bordillos o de los salientes de las rocas, también de los túneles ( algunos con límite de altura de 3,10 mts.), ojo a las capuchinas por esta carretera.

Rodez. Fachada principal de la catedral Notre-Dame 

Pues no, se acabó, no merece la pena arriesgarse a tener un percance serio y decidimos que se acabaron las gargantas del Tarn, el problema de nuevo era donde dar la vuelta. No había mas remedio que continuar de frente hasta encontrar un sitio propicio, pero como este no aparece, me decido a dar la vuelta en una curva donde su parte exterior tenía una cierta amplitud de hierba hasta el talud. Además por aquí se circula muy despacio, Flor se queda en la curva anterior para avisarme y advertir de mi maniobra, maniobra que me costó cuatro o cinco giros a tope de volante, ya no recuerdo. El ancho total de la calzada era el largo total de la auto, pero todo salió bien. Los turismos que se habían detenido para dejarme maniobrar, otra vez, ni un mal gesto, todo lo contrario, saludaban con la mano y una amplia sonrisa cuando reanudamos la marcha, alguno pensaría que a donde iban estos locos íberos.
Pero ¿donde se habrán metido todas las autocaravanas y camiones de reparto que hemos visto pasar? Parece cosa de brujas.

Rodez. Nave central de la catedral.
Todo esto con aquel calor tan pegajoso, fue insufrible y respiramos con alivio cuando cogimos la carretera de vuelta ya mas ancha. Fuimos pendientes por ver si antes se nos había pasado alguna señal que indicara límites de anchura y altura. Nada de nada, simplemente no existía.
Nos volvemos a detener en el área de descanso donde estuvimos comiendo para decidir con sosiego a donde dirigirnos. Según el plan general que llevábamos, lo más cercano era Rodez.

Rodez. Catedral. El majestuoso órgano

Detalle del órgano.
Qué gozada circular ahora por carreteras normales, a partir de hoy cualquier carretera nos parecerá una maravilla comparado con los sitios por donde hemos pasado.
Empieza a caer el sol y no sabemos cuanto tardaremos todavía en llegar al área de Rodez pero sobre todo si ésta estará llena o no, cuando de nuevo nos aparece en la pantalla del gps otra área mas cercana, decidimos entrar a verla y si nos gusta nos quedamos. Es estupenda, tiene todos los servicios gratuitos a excepción de la luz, además las maniobras son muy cómodas con una manguera muy larga para cargar agua limpia y el vaciado del w.c. amplio con grifo propio, también tiene duchas de agua caliente a 2 €. quedaríamos aquí porque el día ha sido francamente agotador.

Nave central catedral de Notre-Dame. Rodez

Se trata de un área en un pueblecito muy pequeño, Ségur, y resultó ser una gozada. Había tres autos francesas estacionadas pero en ese lugar ya no cabía nadie mas, les preguntamos; para estos menesteres tan cotidianos todos nos entendemos a la perfección aunque no se conozca el idioma local, sobre todo si te encuentras con unos gabachos tan dicharacheros y extrovertidos como aquellos.
 Comprendieron enseguida lo que les preguntábamos y nos señalaron que detrás del campo de fútbol que había allí mismo teníamos sitio de sobra, con hierba, llano y muy tranquilo, pero había que salir del pueblo y coger un caminito estrecho de tierra antes de empezar a subir por la carretera que sale del pueblo, nos lo enseñaban con los brazos extendidos y con toda clase de ademanes bienintencionados que mas bien parecían italianos genuinos. Pues nada, salimos hacia donde nos indicaron pero no damos con el desvío e inevitablemente salimos del pueblo cuesta arriba y perdiendo todas las referencias dadas.

Catedral de Notre-Dame. Rodez
 Hay que volver. Maniobramos en un cruce con buena visibilidad y cuando reemprendemos la marcha de nuevo hacia el pueblo vemos subir un coche que se nos para a nuestra altura y nos pregunta en francés que a donde íbamos o que si teníamos algún problema porque nos habían visto dar la vuelta. Naturalmente esto por pura deducción porque nosotros de francés ni patata. Intentamos hacerle entender lo que íbamos buscando y nos dice que esperemos, da la vuelta ,se pone delante de nosotros y con el brazo nos indica que le sigamos.

Frescos recuperados.....
....tras realizar distintas obras de mantenimiento.
 Tiramos detrás de él y nos lleva directamente, de nuevo, al área de donde veníamos, evidentemente había entendido que éste es el sitio que íbamos buscado. Cuando se junta con los otros franceses viéndonos llegar a nosotros detrás, se entabla una simpática discusión entre ellos con nosotros como protagonistas pero sin enterarnos de nada aunque intuíamos fácilmente de qué iba el diálogo. Intenté por todos los medios hacerle ver al francés de la boina lo mucho que le agradecíamos la enorme amabilidad que había tenido con nosotros, al estrecharle la mano intuí a un rudo campesino que iba con toda la familia haciendo un noble ejercicio de hospitalidad. Otro grato ejemplo de la buena gente que te encuentras por todas partes.

Misterio en las catedrales góticas. El deterioro de siglos acentúa esas sensaciones.

Bueno, pues allí estábamos de nuevo, ahora los autocaravanistas viendo que no éramos capaces de encontrar el desvío hacia el campo de fútbol, nos sugieren que no era necesario complicarse la vida y que allí mismo había otro buen sitio a modo de aparcamiento entre varias casas unifamiliares. N 44º 17' 25" E 02º 50' 08"
Que gente más agradable entre unos y otros, así da gusto moverse por el mundo.

Inmensos espacios  iluminados por la  luz natural que se filtra. 

Ciertamente nos gustó el sitio y allí decidimos pasar la noche junto al área, un sitio ideal, tranquilo, sosegado, sin molestias. Cuando por fin estacionamos para pasar la noche el sol ya caía, levantándose una brisa perfecta que nos relajaba del infortunio de un día que no se puede decir que haya sido fructífero pero sí intenso en la conducción y al final en el contacto humano y con eso nos quedamos.

Capilla polvorienta donde se acumulan objetos olvidados.


Miércoles 15.08.2012

Una noche muy tranquila en un pequeño pueblo francés donde no se oye ni una mosca, nos ha posibilitado un sosegado descanso bien merecido.

Imágenes policromadas en algunas capillas del interior de la catedral de Rodez

Salimos hacia Rodez por carreteras comarcales pero muy cómodas, amplias y bien asfaltadas con la suerte de que al entrar por el extrarradio vemos la señal de un área de servicios para Acs. Entramos y nos instalamos en una de las amplias y cómodas parcelas bien delimitadas. La pernocta es gratuita, máximo 72 horas, y los servicios de carga son de pago en un típico borne que no se si funciona con monedas o tarjetas porque no necesitamos utilizarlo. N 44º 21' 26" E 02º 35' 38", se ve enseguida que es un área de esas que dan envidia, hay rutas marcadas para acercarse al centro tanto a pié como en bicicleta aunque nos damos cuenta que se encuentra algo alejada y además todo el pueblo es cuesta arriba en lo alto de una colina.

Las vidrieras antiguas...... 

Cambiamos de planes sobre la marcha y decidimos aventurarnos a ir con la Ac. hacia el centro e intentar aparcar lo mas cerca posible de la catedral.
Según vamos entrando en la ciudad vemos que efectivamente, el área estaba muy alejada para venir caminando. Subimos y subimos, localizamos un aparcamiento amplio y despejado junto a una iglesia, gratuito, justo en el límite de la zona centro donde el aparcamiento ya es de pago. La Place Du Sacre Coeur, N 44º 21’ 24” E 02º 34’ 37”, perfecto para desde aquí, visitar Rodez a pié, aunque todavía hay que subir calles con bastante desnivel.

..... y las vidrieras modernas.

Vemos alguna autocaravana aparcada por las calles mas arriba, pero son zonas azules, de pago.
Nos da la sensación de encontrarnos en una ciudad con ciertos rasgos de depresión económica, tiendas y locales cerrados, calles más sucias, pintadas y descuidadas, parece que nuestra conocida crisis aquí también esta pegando algunos bocados evidentes.
Es fácil llegar hasta la plaza central siguiendo el perfil del majestuoso campanario de la catedral que como siempre sobresale en el perfil de la ciudad ya desde lejos.
Es impresionante esta catedral, a pesar de la enorme cantidad de ellas que hay en Francia nunca dejan de maravillarnos estas fantásticas edificaciones.

Abandonamos la catedral para pasear por sus alrededore.

Sobresale inmediatamente el color rosado de la piedra utilizada en su construcción y la armonía general que desprende. La entrada es gratuita como es norma general en la mayoría de catedrales francesas a diferencia de las nuestras que parece ser que tienen un plus de santidad y hay que pagar simplemente por entrar, se ve que no tienen bastante con los “donativos” que se les transfiere desde los presupuestos generales del estado anualmente y que pagamos todos, tienen que rascar algo más y ya no saben de donde.


Cualquier excusa les vale para seguir llenando sus orondas panzas, ¿mantenimiento?... pero como nadie dice nada... lo malo es que parece que en España esto se va extendiendo por todas partes. Bueno, pasemos página.

 La gran torre-campanario  adosada en la parte posterior de la catedral

Podría decirse a propósito de esta catedral que lo mas extraordinario a nuestros ojos es su magnífica torre, pero también como en casi todas las catedrales góticas, toda la construcción es digna de ser admirada. Llama un poco la atención el evidente deterioro de algunas zonas en su interior, dando la sensación de un cierto abandono. Sin embargo esto posibilita tener la sensación de estar mas cerca de la Edad Media especialmente en alguna capilla, con enormes cuadros rasgados apoyados en el suelo contra la pared haciendo sitio entre bancos de madera rotos y descolocados, candelabros por el suelo y el polvo acumulándose y envolviendo toda esta estancia.

Magnifica obra de arte

Sin embargo, por otra parte, es impresionante el órgano y su decoración renacentista, un púlpito de mármol prodigiosamente labrado, la colección de vidrieras inferiores de clara factura moderna, evidente por sus motivos civiles en contraposición a los clásicos temas exclusivamente religiosos de las vidrieras superiores.

La esbeltez de la torre de Notre Dame de Rodez, destaca en el perfil de la ciudad desde muy lejos.

En el exterior destaca por su tamaño el enorme rosetón, ricamente labrado, encima del pórtico principal, pero las señas de identidad de ésta catedral es como hemos dicho antes es su imponente torre, los trabajos de los canteros para su ejecución tuvieron que estar impulsados por algo mas que su correspondiente contraprestación económica. Sencillamente es imponente.

En los alrededores de la catedral destaca el casco antiguo 

Otro detalle notable de Rodez es la rica proliferación de construcciones civiles de estilo renacentista, hasta con sus gárgolas incluidas para no desentonar de las fachadas góticas.


A estas alturas de la mañana el calor empezó a castigarnos duramente caminando por las calles aledañas a la catedral comenzamos el regreso a la autocaravana. Esta situación será la constante de éste viaje, el calor sofocante y pegajoso. Cuando llegamos al aparcamiento, la auto estaba a pleno sol y aunque dejamos las claraboyas un poco abiertas hasta que no reemprendimos la marcha aquello era insufrible, primero las ventanillas bajadas y luego el aire acondicionado se hicieron imprescindibles.


Si te ha gustado esta entrada y la información que incluimos te ha sido útil..... agradecería tu g +1
recomienda este blog en google.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...