ACOMPÁÑANOS EN NUESTROS VIAJES

23 ago. 2013

Rocamadour. MIDI-PYRÉNÉES 5



17 Agosto 2012

Cuando viajamos por primera vez por una región desconocida para nosotros, parece que no hay mas remedio que visitar los iconos turísticos mas señalados como es lógico, pero sabemos que fuera de éstos, suelen encontrarse lugares en ocasiones tan interesantes o mas que los renombrados, claro siempre teniendo en cuenta las preferencias de cada uno; este fue el motivo de acercarnos hasta Aurillac, sin embargo en esta ocasión nos falló el olfato y no es porque no merezca una visita Aurillac que posiblemente si.

Aparcamiento Le Vallée, No se puede pernoctar.

 Cuando nos instalamos en el área la tarde/noche anterior, ya vimos la impresionante silueta de una torre que debía pertenecer a la iglesia o catedral de la ciudad. Hemos ido descubriendo que hasta en los pueblos mas pequeños de Francia uno se suele encontrar con construcciones góticas impresionantes. Cuando por la mañana nos dirigimos hasta la torre, muy cerca del área, la encontramos completamente forrada de andamios y además vestida en toda su altivez con letreros publicitarios de las entidades que habían comenzado su rehabilitación,  no solo en las fachadas se estaba trabajando, también en el interior de la iglesia, al que se podía acceder libremente.


 También había multitud de paneles informativos, en este caso sobre el famoso Camino de Santiago, parece ser que por aquí también transcurre. Cuando algo interesa económicamente no hay trabas ni impedimentos, todo son facilidades.


Un pequeño paseo por los alrededores y poco mas, nos desanimó ver tanto andamio. Una ciudad grande pero en donde no encontramos ningún atractivo que nos retuviese.
Así pues, a media mañana, continuamos y esta vez sí que nos dirigimos hacia un sitio recomendado por todo el mundo, por lo que nos esperábamos aglomeraciones y congestiones de todo tipo. Es lo que tiene salir en agosto. Directamente a Rocamadour.


Antes de llegar se nos hizo la hora de comer y encontramos un área de descanso donde nos detuvimos debajo de unos árboles que nos protegían algo del sofocante calor.


Con las ventanas abiertas conseguimos algo de corriente y que no se estuviese mal del todo, hasta nos pudimos echar un ratito la siesta. Después, con una ducha refrescante, nos animamos a seguir ruta con el ánimo dispuesto.


Como nos imaginamos, la llegada fue bastante agobiante de tráfico, aun así, decidimos proseguir lo mas cerca posible de Rocamadour. La carretera, de improviso, comienza a descender bruscamente al tiempo que nos ofrece la posibilidad de divisar el pueblo desde lo alto. Es así como de un solo vistazo tenemos la oportunidad sin detenernos de ver el entorno general. La carretera muy estrecha desciende por una especie de circo montañoso hasta el fondo del valle pasando por un túnel donde aun se estrecha un poco mas la calzada (limite de altura del túnel 3,5 m.) 


Una vez abajo del todo hay  la posibilidad de dirigirse a dos grandes aparcamientos. Optamos por el mas alejado por aquello de que estaría menos lleno, se trata del parking Le Vallée. N 44º 48´ 05” – E 01º 37’ 28” . Acertamos porque estaba muy despejado, amplio y en el fondo de un frondoso bosque donde afortunadamente estamos en sombra.


 Desde este aparcamiento tenemos Rocamadour a un paso, pero desde abajo del todo por lo tanto todo será subir y subir. Ya era un poco tarde, al llegar a las primeras casas vemos que hay posibilidad de subir en una especie de trenecito turístico con la opción de solo subida o subida y bajada.
Nosotros optamos por subir andando.

Parking pernocta Rocamadour

Desde aquí abajo la imagen es impactante, literalmente pegado a una pared de roca caliza la expresión de “estar colgado sobre un abismo” cobra su verdadera dimensión. Ya habían empezado a encender las luces de las calles pero la afluencia de turistas no era poca, los edificios públicos a estas horas estaban cerrados no así las tiendas de souvenirs, restaurantes y cafeterías que estaban a rebosar.


Rocamadour está configurada en tres niveles, suspendida en un lateral del cañón del río Alzou.
En el nivel inferior, una sola calle, que es por donde empieza nuestro caminar, se encuentra el comercio y la animación mas profana. Comienza esta calle en un arco medieval “Porte du Figuier” después nos encontraremos con otras tres puertas mas. Enseguida descubrimos mas adelante un ascensor para subir al siguiente nivel de la ciudad, donde está exclusivamente la ciudad religiosa en una pequeña explanada donde se agrupan protegidos por la roca siete antiguas iglesias. Con este ascensor se puede evitar subir por la monumental Escalera de los Peregrinos con sus 233 peldaños que no es moco de pavo.


Al no funcionar los ascensores por la hora que era, continuamos por esta calle desenfadada adivinando mas que viendo los monumentos que por encima de nuestras cabezas visitaremos mañana por la mañana.
Intentamos como siempre no perdernos detalle de esta original ciudad medieval reconvertida con mucho éxito al peregrinaje de hoy en día que es el turismo.
Mientras tanto se ha hecho de noche y la iluminación transforma todo el panorama en una belleza mucho mas serena que a plena luz del día.


Nos vamos para la autocaravana, en el aparcamiento donde estamos parece que no hay problema para pasar la noche, pero al llegar de vuelta me fijo en una placa que no vimos al entrar y que especifica que allí está prohibido estacionar entre las 24,00 y las 08,00h. Nuestro gozo en un pozo,  hay que buscar un sitio. En ese preciso instante vemos llegar una autocaravana. Nos fijamos que no salen de la cabina y que consultan papeles y aparatos diversos. Se me ocurre acercarme a ellos por si andan buscando lo mismo que nosotros. Resulta que son franceses y en principio se muestran recelosos, yo me imagine  que fue mas por una reacción inconsciente ante un tipo que se les acerca desde la oscuridad mas absoluta chapurreando malamente y que por lógica no entendían ni un pimiento de lo que les preguntaba.


 Todo cambió cuando consiguieron ver que yo también venia con autocaravana e intuyeron enseguida que es lo que estaba preguntando. Se volvieron parlanchines y les desapareció el rictus de prevención. Hasta se bajo del vehículo y fuimos a comprobar el cartel de la entrada, absolutamente desinhibido como si yo fuese otro francés mas. Me dijo que no teníamos ningún problema, la solución estaba en subir hasta la parte trasera del castillo donde hay un enorme aparcamiento de tierra sin servicios pero donde se puede pasar la noche tranquilamente. Hay que volver a subir hasta L’Hospitalet y girando a la izquierda se accede fácilmente, no mas de tres kilómetros desde aquí. Él no se daba cuenta de que yo de francés ni patata, pero metidos en esta situación mi comprensión de todas las indicaciones que me hacía eran por completa intuición y no por traducción.


Así pues arrancamos detrás de ellos y volvemos a subir por aquella estrecha carretera, atravesamos el pequeño aunque abigarrado núcleo urbano de L’Hospitalet y enfilamos entre varios jardines hasta las espaldas del “chateau”. N 44º 47' 59" E 01º 36' 57". A esas horas, varias decenas de autocaravanas ya estaba instaladas, aun así, pudimos estacionar con suficiente amplitud y comodidad. Nuestras muestras de gratitud debieron ser suficientemente elocuentes porque ahora el buen gabacho se mostraba encantado de habernos ofrecido una solución ideal, y además aparcamiento gratis, gratis, que no paraba de repetirlo.


Al estar situados en la parte alta,  corría un airecillo que nos espabiló y nos decidimos a dar una vuelta por los alrededores. Fue francamente agradable. Muy cerca, había una terraza de restaurante donde evidentemente se notaba la crisis, prácticamente vacía, tan solo un nutrido grupo de curas estaban dando buena cuenta de una estupenda cena  y  un pianista interpretaba tranquilas melodías que nos invitaban a quedarnos sentados en un banco de los jardines circundantes durante un largo rato. En esos bancos, fuera de la terraza del restaurante, había mucha mas gente deleitándose como nosotros de un momento para recordar. Hasta que el pianista termino su jornada de allí no se movió nadie.


De vuelta a  la auto vimos que desde el castillo existe otro ascensor para bajar hasta el segundo nivel de Rocamadour donde están todos los edificios religiosos y otra opción es la enorme escalinata que también sale junto al castillo. Una enorme ración de peldaños que  utilizan incluso como Vía Crucis.
Así pues ya teníamos hecho el plan para el día siguiente. Como la calle inferior ya la habíamos visto solamente nos faltaba el intermedio que desde aquí podemos visitarlo utilizando para bajar y subir el ascensor y así no necesitamos mover la autocaravana, perfecto el plan y todo gracias a los franceses que nos encontramos en el parking de Le Vallée. La noche fue perfecta fresquita y tranquila.



18-08-2012

El sol nos despierta y augura otro día tórrido.
Rápidamente nos ponemos en marcha para aprovechar la mejor temperatura de la mañana.
El castillo no nos seduce visitarlo por dentro a pesar de las espectaculares panorámicas que se anuncian sobre el cañón del Alzou y bajar por las escalinatas está contraindicado para quien como nosotros andamos ya un poco tocados de las rótulas rodilleras, por lo tanto, adquirimos los billetes de ida y vuelta en el ascensor/tren cremallera subterráneo, en pocos minutos nos depositan en el nivel intermedio de esta bonita ciudad medieval.

.
.

































Nos encontramos con un conjunto de varias edificaciones aprisionadas en al exiguo espacio que ofrece la roca vertical y los precipicios que caen hasta la calle inferior. Espectacular, bonito, se puede entrar gratis  en todos los sitios.


La iglesia de Notre Dame de Rocamadour es muy singular, posée la imagen de Notre Dame en una talla de madera negra venerada desde la Edad Media. Multitud de objetos colgando a modo de exvotos tan tradicionales en muchas iglesias nuestras y mucha vida religiosa mezclándose con el ir y venir de los turistas en una simbiosis que parece no molestar a nadie y que se agradece, parece todo mas humano y menos divino. Todo el conjunto no es muy extenso y la visita se hace en poco tiempo, a pesar de eso no nos dejamos nada en el tintero y empleamos el tiempo necesario sin premuras de horarios. Merece la pena.


De vuelta a la auto, volvemos a saludar a los franceses de anoche que se mostraron muy interesados en saber si habíamos estado confortables y que nos había parecido Rocamadour. Estos franceses saben ser amables y encantadores, seguramente es como en todas partes, hay gente para todos los gustos aunque debo decir que nosotros hasta ahora  siempre nos encontramos con unos franceses superagradables.


Muy cerca de Rocamadour, se encuentra otro centro turístico muy recomendado, se trata de la gruta Gouffre de Padirac.  Maravillas habíamos oído contar de ella y allí nos dirigimos, sin embargo cuando llegamos a sus inmediaciones nos viene a la memoria las otras recomendaciones que todo el que la ha visitado no deja de aconsejar. Hay que madrugar para coger las entradas porque sobretodo en estas fechas las colas que se forman son impresionantes.

Maqueta

Bien entrado el medio día la fila que vimos de aquel personal con aspiraciones a mojama esperando estoicamente a pleno sol nos dio las pautas a seguir, una pena pero no podemos sufrir una situación semejante, está definitivamente fuera de nuestras ganas, ánimos y deseos soportar un martirio como el que debió sufrir un tal San Lorenzo.

Parte  de la interminable cola para comprar entradas a Gouffre de Padirac  

Pues como siempre decimos, en otra ocasión será. Otra escusa para futuros planes de rutas por Francia y sin tardar mucho mas, dejamos aquella zona congestionada de turismo y autocaravanas.



Si te ha gustado esta entrada y la información que incluimos te ha sido útil..... agradecería tu g +1
recomienda este blog en google.



PRÓXIMO DESTINO: CORDES-SUR-CIEL



2 comentarios:

sergio Gomez dijo...

Buen reporte, y gracias por la informacion, y eso que lo estoy viendo por el movil , mas tarde entrare a la pc para poder gozar las fotografias

Araya Carmen dijo...

Estoy recopilando información para mi próximo viaje por tierras francesas, y tu página me viene al pelo.
Muchas gracias!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...