ACOMPÁÑANOS EN NUESTROS VIAJES

4 ene. 2014

NAVARRA con caravana en otoño: Una explosión de color.




Octubre 2004

No nos resistimos a poner esta colección de fotos del primer viaje que hicimos a Navarra con caravana en otoño y del que guardamos un extraordinario recuerdo por muchos motivos.

Íbamos buscando naturaleza en otoño y encontramos uno de los mejores espectáculos que puede haber en la península Ibérica. Era la primera salida que hacíamos los dos solos, sin los chicos, y fuera de temporada vacacional.

Entonces  teníamos nuestra querida y recordada caravana Adria con la que habíamos hecho tantos y tantos kilómetros inolvidables.

En aquel entonces no podíamos suponer que exactamente cinco años  después pudimos estrenar nuestra autocaravana, aquel sueño e ilusión que, sin exagerar, veníamos persiguiendo desde hacía treinta años o mas, pensando que quizás  en la jubilación y podríamos aspirar a una ... aunque esa es otra historia.

Pero en aquellos tiempos también eramos capaces de saber sacarle "pringue" a las salidas en caravana.¿como no iba a ser así acostumbrados a mochila y canadiense?
 Conociendo las dos formas de viajar, sabemos que todo tiene su pro y su contra, y aquel viaje a Navarra fue la excelencia de los viajes con la casita remolcada.

Buscamos el "campamento base" en el camping Osate de Ochagavía y desde allí, con el coche, a descubrir todos esos valles maravillosos y sus pueblos y gentes inigualables, que lo son, de tal manera que desde entonces nos consideramos unos "enganchados" de Navarra.

Olite


Durante la semana que estuvimos recorriendo estos valles adornados con sus mejores galas otoñales, no podíamos dejar de mirar  a las autocaravanas que pululaban aquí y allá, estacionadas en sitios estratégicos, preciosos, únicos. Como nos venía sucediendo durante muchos años antes, nunca dejábamos de observarlas como un anhelo a conseguir a muy largo plazo y sin tener la certeza de poder llegar a ella en alguna ocasión.

El muladar de Lumbier

La foz de Arbayún

Quien nos iba a decir a nosotros en aquel viaje, que unos años después nos podríamos hacer con aquel sueño, casi de juventud. ¡Las vueltas que da la vida!..Ahora, en los tiempos que corren tristemente las perspectivas no permiten a la gente tener sueños de progresar, parece que de alguna forma al mirar hacia el futuro tenemos que conformarnos con la aspiración de  no caer en la indigencia.
.....Bueno,  a partir de entonces ya pudimos empezar a recorrer valles y montañas pero con la gran diferencia de poder disfrutar de todo esto desde el saloncito de nuestra vivienda. Dos formas de viajar que en principio puede parecer que se asemejan en gran manera pero que son sustancialmente diferentes.



Solos, en el camping Osate de Ochagavía.
La primera gran diferencia es a la hora de circular. No hay color. Con un remolque tienes que pensar muy mucho por donde vas a moverte y a qué sitios vas a ir. a pesar de que se puede llegar a sitios a los que habitualmente no van las caravanas, sí es cierto que por lo general se circula de camping en camping y que no es un vehículo para ir "explorando" territorios.


Santuario de Ntra. Sra. de Muskilda
Con una autocaravana es mucho mas fácil y cómodo acercarte a rincones que con una caravana a cuestas ni te lo planteas. Es un vehículo mucho mas autónomo con lo que todo esto significa. Las pocas dependencias que se tienen para vivir con esa autonomía al máximo no vienen dadas por las propias autocaravanas, sino por las injerencias de normativas que, muchas veces por ignorancia, y muchas otras por intereses muy partidistas y locales, tratan de imponer unos criterios restrictivos hacia el uso, el tránsito y sobre todo a la pernocta de estos vehículos;  un campo mas donde los gestores públicos no dan la talla, como digo, unas veces por ignorancia pero desgraciadamente en demasiadas ocasiones por intereses muy partidistas. Afortunadamente de un tiempo a esta parte parece que se les ha caído la venda de los ojos y cada vez mas surgen como setas, áreas y áreas aquí y allá. Mas vale tarde que nunca.


Panorámica desde Muskilda

Camino al puerto de Lázar
Echando la mirada atrás, nos damos cuenta que realmente hemos acumulado bastante experiencia viajando con caravana porque hemos utilizado muy poco los camping, además, en aquel entonces, no había autopistas ni autovías (Madrid Adanero y poco mas).


Por el valle del Roncal
Siempre fuimos buscando espacios naturales donde acampar. Un ideal que hoy nos parece impensable, ni siquiera planteárselo. Los tiempos han cambiado muchísimo. En aquellos años se podía ir a la orilla de un río y pasar una noche o dos, incluso hemos estado mas de una semana acampados a cuatro metros del agua en la conocidísima playa de "Playalisa" en Santa Pola (año 85) y sin que nadie nos molestase y sin molestar a nadie, coincidiendo alguna noche con una autocaravana francesa. Otro año estuvimos varios días en la mismísima garganta del río Cares, pasado Puente Poncebos y después del desvío que hay hacia Tielves y Sotres en pleno camino y justo después de dejar la senda que se eleva para recorrer la garganta, Un privilegio propio de aquellos años que hoy nadie puede tener.  También  estuvimos otros tantos días en la playa de San Antolín, cerca de Llanes. Hemos acampado en el Alto Tajo, en el parque natural de la Tejera Negra, por el valle de Lozoya, siempre con los dos chavales y con nuestro caniche Blaky.


Desde Ochagavía hacia Irati.
 Muy a menudo íbamos con las cuatro bicicletas en la baca del coche, en fin, que cuando te gusta una cosa encuentras pocos impedimentos. Ya digo que eran otros tiempos, pero aun así, tenemos la satisfacción de no haber dejado huella de nuestro paso allá por donde nos movíamos, jamás hemos montado "tinglados" externos y siempre hemos tenido muy presente donde colocarnos para no molestar a nadie, de esa forma nunca nos llamaron la atención.

Subiendo hacia el alto de Abodi camino de la Selva de Irati.


Aquellas experiencias vistas con la perspectiva de los años transcurridos, las valoramos aún más ahora que viajamos en una confortable autocaravana, los dos solos y con todas las comodidades. sin perros, ahora llevamos gatos, sin niños y sin suegra. Así son las cosas y cada época tiene su punto, se trata de saber sacarle jugo a las posibilidades que cada cual tenga en un momento determinado.


Dias de lluvia, dias de sol, dias de niebla...... siempre espectacular.
Ventajas de una caravana: La mas importante, y desde luego no es desdeñable, es que  en cuanto llegas a tu destino sueltas lastre y a navegar. Vuelves a ser un vehículo como cualquier otro que se puede meter por el ojo de una aguja, subir y bajar cuestas no importando el desnivel que tengan, tampoco importa demasiado si ha nevado y el suelo esta mojado o tiene placas de hielo, puedes llegar casi a cualquier sitio sin límites, y sobretodo  puedes aparcar prácticamente en todas partes. Claro que para eso tienes que haber dejado la caravana a buen recaudo, generalmente en un camping, esto forma parte de los inconvenientes, es decir los campings por regla general  son bastante mas caros que cualquier área para autocaravanas, de las que cuestan dinero, porque como todos sabemos, hay muchísimas fantásticas y completamente gratuitas.

La Selva de Irati.



El mantenimiento de una caravana es mínimo. Gran ventaja con respecto a la autocaravana, neumáticos y poco mas, mientras que en la autocaravana uno tiene que tocar bastantes mas palillos.
A la hora de guardarla, el aparcamiento no hace diferencias de precio, por lo menos antes, cuando nosotros la teníamos, costaba lo mismo un vehículo que otro.





La diferencia en el precio a la hora de adquirir una caravana con respecto a una autocaravana tampoco es moco de pavo; miles de euros.
Una caravana, si se quiere ir al mercado de segunda mano como hicimos nosotros, es mas fácil decidirse, sin saber prácticamente nada de mecánica, puesto que no hay motor que nos pueda dar sorpresas, comprobar que el suelo esté firme, eso sí, y  todo lo demás se puede verificar casi a simple vista.



El río Irati
Por otro lado la diferencia en el precio del seguro también es bastante grande, aunque sinceramente nos sorprendimos al comprobar que en la autocaravana el seguro a todo riesgo nos costaba prácticamente igual que el del coche, teniendo en cuenta que por la antigüedad de nuestro seguro de coche tenemos un gran descuento.




En la conducción:  aqui la caravana tiene todas las de perder con respecto a la autocaravana, ligereza, velocidad, maniobrabilidad, giro, adelantamientos. Quien haya disfrutado de una caravana, sabe que ha de ser tranquilo y precabido; a la hora de frenar, en los adelantamientos, que casi se tiene uno que olvidarse de ellos porque, por lo general a una caravana le suele adelantar todo el mundo, cosa que por otro lado no es ningún inconveniente, siempre te aseguras tener mucho espacio entre tu y el que llevas delante, a no ser que sea un camión supercargado y cuesta arriba.



En las cuestas, tener muy en cuenta el desnivel, con una autocaravana no importa demasiado, sin embargo con caravana y sobretodo si vas cargado, se pierde mucha potencia al caer todo el peso hacia atrás, levantándose el morro del vehículo tractor ya que la inmensa mayoría de coches actuales tienen la tracción en las ruedas delanteras.


Aprovechamos una jornada para conocer la capital del reino de Navarra. Plaza del ayuntamiento, Pamplona.
A la hora de dar marcha atrás uno tiene que aprender a girar el volante a la contra para que el remolque se dirija en la dirección oportuna. es decir girar a la derecha el volante para que retroceda hacia la izquierda, etc. etc. etc. Todavía recuerdo cuando nuestra experiencia no era mucha, una ocasion en que nos metimos por un camino que después no tenía salida y no había mas remedio que volver a salir reculando en línea recta marcha atrás, se metió toda la parte trasera en una cuneta, al final tuvimos que desengancharla, dejándonos los hombros y riñones para poderla sacar de allí.

La cuesta de Santo Domingo. (A San Fermín pedimos por ser nuestro patroón.....)
Subiendo por el puerto de Larrau antes de pasar a Francia.
Y eso que nosotros siempre hemos ido con la carga mínima, es decir, al venir de la experiencia de la  mochila y la tienda de campaña, sabíamos perfectamente arreglárnoslas para economizar al máximo en peso sin que nos faltase de nada. Máxima,  que a pesar de que ahora viajamos en  autocaravana no hemos dejado de tener muy presente.

Largísima la bajada por la vertiente francesa.


En cuanto a los lugares por donde uno se puede meter, también la caravana pierde en la comparación,se está mas limitado porque el conjunto del vehículo tractor junto a la caravana suele ser bastante mas largo que una autocaravana y además al ser remolcada, los giros son mas delicados porque te comes mas terreno, hay que tener bastante cuidado pues en las rotondas, giros en cruces y tránsito por ciudades. Simplemente dar la vuelta porque te has metido por un mal sitio, se puede convertir en un verdadero problema.

Karst de Larra

Puerto de la Piedra de San Martín
Al final llegamos a la evidente conclusión de que se trata de dos maneras muy diferentes de viajar. El turismo de autocaravana no tiene nada que ver con el de las caravanas. Estas, van enfocadas a una menor movilidad, estacionándose durante un tiempo prolongado en los camping y por contra cuando conduces una  autocaravana nos convertimos  en almas inquietas y nos podemos permitir "el lujo" de explorar sobre la marcha, llegar a un sitio y sin mayores inconvenientes, dar media vuelta si no nos gusta, o al contrario, quedarnos en sitios que sin tenerlo previsto, nos sorprenden inesperadamente, siendo éste uno de los puntos mas valorados de los viajes en autocaravana.

Puerto de la Piedra de San Martín con el Aníe al fondo y su correspondiente autocaravana en el aparcamiento.


De todos modos y a pesar de todas estas ventajas, cuando recordamos viejos tiempos no podemos evitar  echar alguna que otra maldición a aquel hijo de .... que nos robó nuestra querida caravana, De la noche a la mañana volaron todos nuestros sueños e ilusiones de la manera mas cruel y sin ningún miramiento. Ojalá esté donde se merezca.





El valle de Belagua con su estación de esquí de fondo y de nuevo mas autocaravanas.


Desde el valle de Belagua se desemboca en el valle del Roncal.
Valle de Salazar



Sierra de Leyre desde el Monasterio.
Monasterio de Leyre.






5 comentarios:

Mari-Pi-R dijo...

Un precioso reportaje de esos bellos paisajes.
Buena ruta

Mariano Calas dijo...

Me ha encantado tu blog, nunca he estado en Navarra y esta es una invitación más a que no me pierda ese maravilloso lugar. Soy taxista de Taxi Mercedes Madrid http://www.taximercedesmadrid.es/ y no tengo mucho tiempo para viajar fuera de Madrid, pero definitivamente que este año me escapo a Navarra. Saludos y te sigo leyendo. :)

elviajerosinprisa dijo...

Hola Mari-Pi-R.
Verdaderamente Navarra da mucho de sí, sus paisajes, sus gentes,
inagotable.
Gracias por tu visita y un cordal saludo.

elviajerosinprisa dijo...

Hola Mariano, gracias por tu amable comentario. Te podemos asegurar que Navarra no te defraudará la visites cuando la visites. Tenemos dos amigos taxistas en Madrid y terminan siendo buenos viajeros.
Mucha suerte en todo y recibe un cordial saludo

Camperdadi dijo...

Muy buena ruta y unas fotos estupendas!! Se agredece artículos así, tan completos.

Si alguien decide repetir esta experiencia, aprovecho para indicaros donde alquilar caravanas y autocaravanas económicas.
www.camperdadi.es

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...