ACOMPÁÑANOS EN NUESTROS VIAJES

26 jul. 2012

PORTUGAL, CENTRO. 6. Batalha



Desde la carretera antes de entrar en la ciudad ya se pasa muy cerca de este impresionante monasterio. Teniendo las coordenadas, al área se llega cómodamente. N 39º 39'40.68" W 08º 49'29.64" es municipal y gratuita muy cerca del monasterio, con los servicios también gratuitos aunque el borne puede quedar muy alejado para enchufarse a la luz que es el único servicio de pago; nosotros no necesitábamos utilizarlo, con las dos baterías del habitáculo y la placa solar nos hacen practicamente autónomos así que no sabemos el precio que cobran por conectarse a la electricidad.

Como en todas partes de Portugal, montones de autocaravanas francesas, alemanas y holandesas. En nuestro país siguen sin enterarse del interesante turismo que España se está perdiendo, ya lo harán, aunque tarde como en casi todas las cosas. Nos instalamos entre dos autos holandesas.




 A la hora que llegamos, las 5 de la tarde mas o menos, ellos ya estaban cenando y sin embargo para nosotros teníamos toda la tarde por delante, porque además el monasterio está a tiro de piedra. Junto al área nos encontramos con un singular mercadillo exclusivamente de frutas y verduras. Algo muy curioso, primero porque era domingo por la tarde y segundo que todos los puestos eran exactamente iguales uniformemente colocados en línea, mismo color, mismo tamaño. Dedujimos que debía de tratarse de alguna iniciativa municipal para facilitar la venta de sus productos a los pequeños agricultores locales que además eran casi todos de avanzada edad.  ¡Curioso!




Al acercarnos al monasterio desde el área, lo hacemos por la parte de atrás. Vimos una pequeña puerta abierta debajo de una ventana (ajimez) que nos había llamado la atención por su especial ornamentación. Ningún cartel, ninguna indicación de lo que había dentro. Nos asomamos por ella con la única intención de curiosear y  sin esperarlo nos tropezamos con uno de los espectáculos mas impresionantes de los que nos hemos encontrado nunca visitando catedrales, monasterios, abadías por gran parte de Europa. Fue sorprendente e inesperado así que nos produjo doble efecto. Una extraordinaria e inmensa arcada que daba paso a un recinto a modo de enorme capilla, pero ....sin cúpula, al aire libre. Aquello nos impactó.




 La exquisita ornamentación de aquel arco altísimo y con un número casi incontable de arquiboltas minuciosamente labradas como si estuvieran hechas de finísimo encaje, expendida muestra del gótico tardío, a la intemperie, el suelo mojado por la fina lluvia reflejaba la verticalidad de los muros y el cielo, las palomas revoloteando entre arcos y bóvedas buscando cobijo para pasar la noche, aquello parecía irreal, una utopía y completamente solos ante aquel espectáculo. Hacía algo de frío y se dejaba notar el viento.



 Este recinto no tiene comunicación con el resto del monasterio, parecía un ábside añadido, colocado allí sin permiso por algún ente caprichoso. Con posterioridad, cuando obtuvimos información en la Oficina de Turismo, que se encuentra en la plaza que hay junto a la abadía, nos enteramos que se trata de las llamadas Capillas Inacabadas "Capelhas Imperfeitas". Un conjunto de capillas que circundan un cuerpo central octogonal  sin la cúpula que lo remate y que ha quedado al cielo raso. La muerte de su creador y arquitecto y distintos avatares económicos de la época hicieron que no las terminasen, aunque no creemos que hubiesen quedado mas mágicas de haberlo hecho.




El monasterio de Santa María de la Victoria o monasterio de Batalha fue construido como agradecimiento-promesa del rey Juan de Avis, tras conseguir la victoria en la batalla de Aljubarrota, en el 1385 contra las tropas de Juan I de Castilla y León y sus aliados franceses, lo que supuso en la práctica los cimientos de la independencia del reino de Portugal de la Corona de Castilla.
Existe muy cerca de allí un centro de interpretación que recrea aquella batalla, donde empleando una inteligente estrategia militar unos pocos soldados a pié, portugueses y sus aliados ingleses, fueron capaces de vencer a la entonces poderosa caballería castellana.




Seguimos en las “Capelhas Imperfeitas” y para visitar el monasterio tenemos que salir a la calle nuevamente.
Tras la construcción del monasterio, éste se convirtió en panteón oficial de la nueva dinastía reinante en Portugal.
Obra maestra del gótico tardío, no tiene desperdicio. Aquí la entrada es gratuita pero solo a la nave central, donde se encuentra el panteón real que es precioso. Sin embargo para entrar al claustro tuvimos que abonar los 6€ que cobran en todos estos monumentos históricos a pesar de ser domingo. En Alcobaça, por esta razón, entramos gratis en todas las dependencias, aquí sin embargo, cambia la norma y no sabemos por qué. La riqueza ornamental de este monasterio se contrapone con fuerte evidencia a la austeridad de las construcciones cistercienses de Alcobaça.



 Seguimos dándole al gatillo de las cámaras fotográficas que a estas alturas del día echaban humo. Por todos los rincones encontrábamos motivos suficientemente llamativos para seguir contorsionándonos y conseguir esas instantáneas que uno se cree el único en captar. Es igual, en sitios así la plasticidad de lo que nos rodea bien merece la pena que llenemos a tope las tarjetas de memoria.




De repente nos topamos con otra sorpresa que nos tenía reservado este monasterio. Envueltos en aquel gótico exuberante, vemos a varios militares a la entrada de una sala enorme y silenciosa. En el interior, dos soldados hacen guardia en una impertérrita pose junto a una lápida y unas cruces. Ambiente bastante sobrecogedor por el silencio reinante. Se encontraban allí una familia portuguesa,  pareja de mediana edad acompañada por otra de jóvenes que debían ser sus hijos. Creemos recordar que a excepción de otra pareja mayor de extranjeros con la que nos habíamos cruzado en algún lugar del monasterio, estas personas fueron las únicas con las que coincidimos en todo el recorrido. Enseguida nos explicaron el motivo de la presencia militar en el interior de esta sala. Se trata del monumento al Soldado Desconocido en honor a los soldados portugueses fallecidos en la Primera Guerra Mundial. Justo cuando nosotros llegamos, muy amablemente, un oficial nos indicó que por favor nos retirásemos hasta el fondo de la sala porque iba a tener lugar el  cambio de guardia; el último relevo del día. También con mucha cortesía y ante nuestra pregunta, nos indicó que por supuesto no había ningún problema en poder seguir haciendo fotografías.



Los seis aguardamos al fondo de la sala como nos habían indicado pegados a la pared, envueltos en un silencio total. De repente, un sonido sincopado se comenzó a escuchar procedente de algún lugar no demasiado lejano; poco a poco la resonancia aumentaba en intensidad, la agrupación militar que desde alguna lejana sala llegaba desfilando por los pasillos completamente vacíos y silenciosos, el retumbar de las botas en su marcha acompasada creó un ambiente verdaderamente sobrecogedor, el momento fue francamente imponente.



Al terminar la ceremonia y recuperar nuestro espacio de visitantes, seguimos hablando con los portugueses, pero muy bajito como si nos encontrásemos  en una iglesia en su momento de culto, tal era el efecto que la ceremonia castrense  había dejado en nuestros espíritus.



La señora hablaba con nosotros como si fuésemos conocidos de toda la vida, con una cercanía que enseguida hizo que continuásemos la visita por el monasterio en grupo junto a ellos. El hombre también era francamente agradable aunque parecía algo mas tímido, no sabemos si es que hablaban un poco de español y por eso les entendíamos sin gran dificultad, o es que el portugués es muy parecido al español, el caso es que nos entendíamos bastante bien.



 Hablamos de la guerra civil, de las dictaduras que nosotros y ellos hemos pasado casi al unísono, pero con la enorme diferencia que supuso para España haber sufrido una guerra civil. Estaba muy interesado en saber como era el sentir actual entre esas " dos famosas Españas". Muy interesado en como se vivía a pié de calle la actual crisis que azota tan duramente ambos países, en fin, unos momentos verdaderamente entrañables con intercambio de opiniones y pareceres. Lamentablemente ya no recuerdo sus nombres pero guardamos un cariñosísimo recuerdo de ellos.



Como consecuencia de esta agradable situación, se nos hizo tarde y nos vimos obligados a salir porque se había terminado la hora de las visitas, casi sin darnos tiempo a visitar bien todo el interior del monasterio, pero no nos importó en absoluto, el monasterio seguirá allí para otra ocasión, pero el rato que pasamos con esta familia portuguesa  no se volvería a producir.
A la hora de despedirnos, nos pidió la dirección de nuestro blog y nos dijo que él tenía uno de fotografía, se la dimos pero a lo largo de la conversación se nos olvidó pedirle la suya, así que si por casualidad en algún momento lee estas letras esperamos que nos deje una nota. Con un fuerte abrazo nos deseamos mutuamente la mejor de las suertes.



Ya se había hecho muy tarde y no había buena luz para conseguir fotos del exterior, así que decidimos volver por la mañana y aprovechar lo que queda del día para descargar los cientos de fotos y dejar vacías las tarjetas para el día siguiente.
Portugal sigue siendo una caja de agradables sorpresas y ahora en el momento de escribir estas líneas, no me explico por que decidimos continuar el camino cuando simplemente podríamos habernos quedado un día mas y haber visitado lo que nos quedaba por ver del monasterio. Debió de ser un cruce de cables.




LUNES 05.03.2012


El día nos sorprende al encontrarnos con que habían montado un mercadillo en los aledaños del área. también junto al área hay un mercado tradicional muy bien surtido. Fuimos a dar una vuelta porque en estos sitios ves palpitar la vida mas real de un lugar. Compramos  unas zapatillas nuevas para estar en el interior de la auto porque ya necesitaban recambio.
Queremos aprovechar la mañana de un día tan soleado para  hacer fotos del exterior del monasterio, sobretodo de las fantásticas gárgolas que lo adornan para nuestra colección. Enlace a colección de gárgolas.  Además queremos probar como funciona un teleobjetivo de 300 m.m. analógico antiguo acoplado a la cámara digital actual. Nos resistimos a desechar todo el antiguo equipo analógico que a lo largo de tantos años fuimos consiguiendo con no poco esfuerzo. Nos daba una rabia incontenible desaprovechar tanto material que sigue funcionando. Sin embargo la contrapartida es que no vamos a tener la facilidad de ningún sistema automático, es decir, tengo que poner manualmente a ojo, la velocidad, el diafragma y enfocar a mano con el inconveniente de tener que andar con el quita y pon de gafas que dificulta aún mas toda esta tarea, en fin,  fotografía de la de antes, de la auténtica que dirían otros. y el resultado fue como nos esperábamos, un montón de imágenes que no servían pero muchas otras que si son dignas de llamarse fotografías, bueno tendremos que cogerle el tranquilo.



Terminamos la tarde con un paseo por Batalha, escribiendo en la auto, arreglando fotos y viendo una peli. Un día tranquilo y perfecto.

NUESTRO SIGUIENTE DESTINO........TOMAR y FÁTIMA


Si te ha gustado esta entrada y la información que incluimos te ha sido útil..... agradecería tu g +1
recomienda este blog en google.


5 comentarios:

mmhr dijo...

Me gusta mucho este reportaje que habéis hecho, bueno, como todos los que hacéis. Saludos.

elviajerosinprisa dijo...

Hola mmhr. Muchas gracias por tus palabras pero es que Portugal tiene un encanto por descubrir que merece la pena, siempre que se pueda, darse una vuelta por allí. Nunca decepcionan nuestros vecinos.
Un abrazo

elviajerosinprisa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mmhr dijo...

Hola, suelo ir bastante a Portugal con mi caravana (remolque). Estoy tomando nota de los lugares que no conozco y que tan bien enseñáis en vuestro blog. Espero que, cuando nos llegue la jubilación, cambiemos a la autocaravan y hacer como vosotros. Saludos.

elviajerosinprisa dijo...

Nosotros también hemos viajado mucho en caravana y os podemos decir que es otro mundo, no tiene nada que ver. Empezando porque entonces íbamos con los dos niños y ahora vamos solos. Casi toda la vida esperando la jubilación para intentar comprar una autocaravana, pero la vida nos ha enseñado que es muy puñetera y que no se pueden hacer planes a tan largo plazo, así que nos liamos la manta a la cabeza y fuimos a por ella sin esperar a la jubilación, que fíjate que perspectivas tenemos ahora con este tema. Si podéis, no lo penséis dos veces y a por ella, que no os vais a arrepentir.
Un abrazo muy fuerte y que tengáis unas felices vacaciones.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...