ACOMPÁÑANOS EN NUESTROS VIAJES

24 feb. 2014

BARCELONA en autocaravana. Una visita rápida


Miércoles 8 enero 2014

Vamos a Barcelona; una visita rápida aprovechando que nuestro hijo tenía que hacer unas gestiones y recoger parte del equipaje que se dejó el mes anterior cuando estuvo en un rodaje.
Salimos al completo. Comemos en casa. Echamos "gasofa" en Alcampo de Torrejón. Al salir a la autovía conduce Raúl.


Hace mucho tiempo que teníamos deseos de conocer esta ciudad, pero como siempre sucede, no encontrábamos el momento oportuno, además, como también suele suceder en las grandes capitales de nuestro país, acercarse con autocaravana no resulta fácil ni barato. Una vez hecho el ánimo nos preparamos para unos pocos días.
Como salimos por la tarde, sabemos que pasaremos la noche en el camino, además va a ser la primera vez, después de 46.000 kilómetros, que la “Milonguera” va a ser conducida por otra persona aunque en mi compañía....faltaría mas.
A Raúl le hace ilusión y a nosotros también, aunque queremos empezar con todas las precauciones del mundo, y lo mejor es que para habituarse a su manejo comience a circular por autovía.


Y así cuando por la A-2 salimos de Torrejón, nos intercambiamos el puesto. La experiencia resulta exitosa en todos los sentidos, como es normal cuando se conduce observando las peculiaridades de estos vehículos, tamaño, peso, inercias, etc.
Llegado un momento determinado vemos que dada la hora que se nos ha hecho, lo mas idóneo será entrar en el área de Calatayud a pasar la noche. Ya la conocemos, resulta un sitio agradable y tranquilo, sin tener que desviarnos en exceso de la autovía, además mañana podremos cargar agua limpia y llevar los depósitos de grises y w.c. vacíos.


Jueves 9 enero 2014

Como en la otra ocasión, noche tranquila y un buen descanso. Ha hecho frío pero ni nos hemos enterado. Cargamos agua limpia y vaciamos. A la salida de Calatayud buscamos un supermercado para abastecernos de un mínimo de avituallamiento, SIMPLY con la particularidad añadida de disponer de una gasolinera con precio sensiblemente mas barato que en la carretera. Parece que se va tomando nota de otros países europeos. Ante los abusos de las petroleras y las ansias recaudatorias del estado, no hay mas remedio que buscarse la vida.


Pasamos Zaragoza y cogemos la N-II, como es nuestra costumbre, seguimos huyendo de los peajes, aunque ya sabemos lo que esto significa, kilómetros y kilómetros acompañados de enormes trailers en filas interminables. Es lo que tiene cuando se empobrece a la población, como están haciendo con todos nosotros. Nos apetecería en un momento dado, viajar por autovía o autopista. Es mas seguro, se conduce mas relajado, se ahorra mucho tiempo, pero "la pela es la pela".
Las enormes infraestructuras privadas existen solo para buscar beneficios y ahora que los españolitos sentimos nuestro futuro tan inseguro se encuentran prácticamente vacías, los itinerarios libres de especulación se colapsan de coches de la inmensa mayoría a la que se explota inmisericordemente, empobreciéndola sin remedio.  Tenemos que rentabilizar nuestros trayectos, huimos de unos gastos que no deberían serlo en el tema del transporte, como es el hecho de circular por una autopista.


Malos tiempos para una gran mayoría en beneficio de una minoría que sabe mover muy bien los hilos del poder. Pero en fin, procuramos ahora ir relajados y tranquilos manteniendo la distancia con el camión que nos precede al que se llega a considerar un amiguete por la cantidad de kilómetros que viajamos juntos.
En Barcelona hemos decidido ir a una nueva área de servicios para autocaravanas que se ha inaugurado recientemente. Sabemos que es muy cara por lo que solo nos quedaremos dos noches; el tema de tener la auto bien vigilada y a buen recaudo en cualquier ciudad grande nos ha decidido a utilizarla; creo que hay otra área pero no reúne muy buenas condiciones y el precio es muy similar, así que allí nos dirigimos aunque con mucho cabreo, esto es un atraco. Se trata de CityStop, Rambla Guipuzcoa 163,  N 41º 25' 27" E 02º 12' 26".  Vigilada las 24 horas, por otra parte se encuentra junto a la estación del metro de La Pau donde convergen dos líneas, La L2 y la L4, Por ejemplo, cogiendo la L2 se está a cinco estaciones de la Sagrada Familia, máximo quince minutos, perfecto para nuestros planes. 


El precio 30€ diarios que cuesta utilizar sus instalaciones nos parece muy caro, amén de que hay que añadir 4€ diarios si se quiere conectar la Ac a la red eléctrica. Sencillamente nos parece que se han pasado cuatro o cinco pueblos, carísimo para como están las cosas en nuestro país, ¡ellos sabrán!.
Hace unos pocos días leía un relato de una pareja que han viajado por Noruega el verano pasado (2013). En un área de Oslo, capital del país mas caro de la Europa mas opulenta; les costó 28€ con los mismos servicios pero con la conexión eléctrica incluida. Esta fue el área mas cara que encontraron después de viajar durante cinco meses a través de 12 países europeos. Algo no me cuadra de nuestro  país.


No íbamos engañados. Ya sabíamos éste precio y para una visita rápida decidimos recular en éste lugar porque las otras alternativas en Barcelona como he dicho antes, no son mejores ni mas baratas.
Antes de instalarnos en el área teníamos que dejar a Raúl en una calle céntrica de Hospitalet donde había quedado con unos amigos, desde allí nos dirigimos hasta S. Adriá de Besós donde está el CityStop.  Suponía atravesar Barcelona enteramente de Oeste a Este por las calles mas céntricas y esto, en contra de lo que pueda parecer, no supuso ningún inconveniente, todo lo contrario, fue una experiencia autocaravanista de lo mas apetecible.
El primer contacto íntimo con ésta fantástica ciudad ha de hacerse de la manera mas cercana posible y qué mejor manera que confundidos con el trasiego del tráfico a media tarde.


La primera peculiaridad, de la que ya habíamos sido advertidos, es de la enorme cantidad de motocicletas que circulan por todas partes un poco a su bola, puede llegar a ser un poco agobiante porque en ocasiones te rodean por la derecha, por la izquierda, por delante y aunque no las veas, también por detrás, te faltan ojos para mirar en dirección a todos los puntos cardinales ya que se mueven todas a la vez, pero la amplitud majestuosa de las avenidas por las que nos movíamos nos permitió ir con tranquilidad y debo decir, que impactados por como Barcelona se muestra al viajero que se mueve por primera vez entre sus calles mas emblemáticas.


El recorrido no pudo ser mas espectacular. La Plaza de España, Gran Vía, Universitat, cruce con paseo de Gracia, Plaza Tetuán, continuamos por Gran Vía hasta la plaza Glories Catalanes y su torre Agbar que nos sorprendió ya iluminada, aunque no tuvimos oportunidad de fotografiarla al paso; es Flor la experta en estas fotos de "correquetepillo" pero en esta ocasión nos pilló desprevenidos y tampoco encontré las mañas para dar otra vuelta y volver a pasar por el mismo sitio o encontrar un lugar donde detenernos. 


En otra ocasión será. Seguimos y seguimos con comodidad, sin agobios, hasta la avenida de Guipuzcoa donde está la entrada del área.
El primer contacto no pudo ser mas satisfactorio, qué buen sabor de boca nos dejó éste paseo.
Cuando entramos en el área nos recibió el vigilante; muy amable y atento nos enseñó las instalaciones y todos los pormenores del área, incluso ya salió a nuestro encuentro con una fotocopia en color del metro de Barcelona y un prospecto turístico de la ciudad.


Cómodamente instalados ya no eran horas para acercarnos en transporte público hasta el centro.
Esperamos a que viniese Raúl en el metro, a unos cien metros del área, una buena cena y a descansar que mañana, ésto promete.

Viernes 10 Enero 2014

Tranquilidad y silencio durante la noche. Horas apacibles que nos permitieron un buen descanso y prepararnos para salir a patear con ganas.
Elegimos primero la visita al que quizás sea el icono mas conocido de Barcelona, la Sagrada Familia. Cinco paradas de metro en la L2 y diez minutos escasos nos asoman al mundo único que Gaudí creó en su interior. ¡Qué decir que no se haya dicho sobre esta maravilla!. Solo nos viene a la mente la única y quizás la mejor definición que tiene desde siempre. Es única e irrepetible.
Primero vamos adentro, luego la veremos por fuera.


Después de estudiar todas las posibilidades que ofrece para visitarla, nos decidimos por subir a las torres y luego a la basílica. 4,50€ torre, mas 14,80€ basílica , total 19,30€ por barba. Bien, bueno está, siempre igual, una vez en la vida esto hay que verlo, pero que sepan, a quien corresponda, que protestamos con todas nuestras inútiles energías: ¡¡Muy caro!!.
Hay un cartel donde dicen: "El importe es una aportación para la construcción. La Basílica de la Sagrada Familia es de todos. ¡También tuya!,¡entre todos la terminaremos!. Entrada exenta de IVA según ley....etc, etc."
Cuando se termine la construcción nos preguntamos, ¿rebajaran el precio de la entrada?,¿será la entrada gratuita entonces?.¡¡je,je,je y je!!


Superados los resquemores y malos royos que nos producen estas cosas y aceptándolas de mala gana ante la falta de otras alternativas nos centramos en pasar página y dedicarnos a disfrutar de la otra realidad que tenemos frente a nosotros. Pues sí, es una obra arquitectónica personal y única. El estilo de Gaudí es inconfundible. Aquí se empeñó especialmente en expresar con total libertad su peculiar forma de hacer.
Sobre Gaudí existe toda la información necesaria de una forma asequible en multitud de plataformas para todo el mundo. Aquí hay una sala de proyecciones de vídeo desgranando su vida y obra con meticulosidad. Eso sí, con audio-guías que hay que pagar aparte.(Por cierto, no dejéis de echar un vistazo a una página que hemos descubierto, donde uno se puede descargar GRATUITAMENTE, un montón de audio-guías para teléfonos y tabletas de muchísimos lugares de Europa en cualquier idioma, también de otros continentes) Hay ¡si mi padre levantara la cabeza!,.... es que los tiempos adelantan que es una barbaridad. Dejamos enlace en el "sidebar": ENLACES MUY ÚTILES.


Nosotros nos dejamos invadir por las sensaciones que causan a cualquier visitante aquellas formas voluptuosas, imaginativas; el gusto que manifestó Gaudí en ir mas allá de la simple necesidad de construir una columna aquí, un contrafuerte allá, imaginaba, adornaba, decoraba, transformaba la necesidad técnica en formas inusuales, aparentemente innecesarias, pero ahí radicó todo su arte, en ser diferente, como todos los grandes. Eruditos hay a montón que lo explicaran perfectamente, desde luego mucho mejor que nosotros, así que aquí lo dejamos.
Todo se reduce, al final, en algo muy sencillo, en una verdad incontestable; es una preciosidad.


Después de tener las retinas llenas a rebosar de formas y colores salimos a contemplarla desde fuera, y otra vez lo mismo, una maravilla. No importan las grúas y los obreros trabajando, tampoco importa la notable diferencia entre la fachada mas antigua, donde es evidente la "mano" directa de Gaudí, y las mas modernas. Muy chocante y evidente esa diferencia, pero no hay otro remedio y saber aceptar esta inevitable situación es absolutamente imprescindible para comprender la diferencia estética ya que como es bien sabido, el amigo Antonio, no utilizaba planos, por lo que ante su inesperada muerte accidental en mitad de las obras, mucho antes de su terminación, nadie fue capaz de continuar una obra tan personal "imaginando" como la hubiera continuado su autor. Un atrevimiento rayano en lo sacrílego amén de inoportuno, ya que cada arquitecto si se responsabiliza de terminar un trabajo tan personal, no va a intentar imitar, sin mas, la obra de otro artista tan encumbrado en su profesión. Entre esas cuestiones no menores, y la falta de presupuestos se ha dilatado en el tiempo hasta nuestros días.


Todas estas reflexiones las vamos comentando en un tranquilo paseo alrededor de la Basílica, dándole la vuelta completamente, lástima que la luz del día no era muy buena, una ligera nubosidad tamiza completamente la luz solar haciéndola uniforme y plana, sin relieves; una pena.
Se nos ha ido la mañana sin darnos cuenta, es lo que tiene visitar algo con intensidad, se pasa el tiempo volando. Planeando la situación decidimos ir a comer a la autocaravana, ya que solo son quince minutos de metro, después descansaremos un poquito y de nuevo a la calle. Buen plan, así lo hacemos y por la tarde, tras una nueva incursión en el metro, aparecemos en el Paseo de Gracia.



Que buena impresión causa asomarse por esta calle a media tarde de un viernes templado del mes de enero. Hay un trasiego humano muy notable, nos llama la atención y no sabemos si atribuirlo a que es época de rebajas o simplemente es el pulso comercial de ésta zona como si fuese una burbuja en medio de nuestra endémica crisis económica. La afluencia de gente, adorna aún mas ésta zona de la ciudad, los edificios nobles parece que se engalanan mejor rodeados de multitudes desenfadadas cuando las luces comienzan a encenderse a la caída del sol. La noche, como siempre, cambia notablemente el aspecto de cualquier ciudad. 


Tenemos la oportunidad de contemplar la casa Batlló cuando unas tonalidades verdosas comienzan a iluminarla y en ese momento, inevitablemente, una multitud de transeúntes nos arremolinamos frente a ella invadiendo parte de la calzada obligando tanto a taxistas como autobuses a recordarnos a base de vocinazos que no merece la pena suicidarse por conseguir una foto que al final está mil veces repetida por todo el mundo.
Es muy agradable pasear por esta calle tan bien cuidada, las famosas farolas modernistas perfectamente integradas entre tanta fachada a cada cual mas llamativa.


Subimos hasta la Pedrera y desafortunadamente la encontramos encorsetada de andamios por el mantenimiento de su fachada; ¡que se le va ha hacer!. Tenemos la sensación de que no sabemos vivir sin hacer obras. Por donde vamos nos persiguen, eso no quiere decir que sin ellas, las fotografías nos saldrían mejores.
Anochecido del todo bajamos en dirección a la plaza de Cataluña con tranquilidad, dejando las prisas para los lugareños, nosotros a lo nuestro, una fachada aquí, unos reflejos allá.


Llegamos a la plaza de Cataluña encontrándola un poco decepcionante, casi toda ella (y mira que es grande) se encuentra ocupada por una especie de macro-carpa para eventos puntuales, como casi seguro que en esta ocasión sería para algo relacionado con las pasadas navidades y la estaban desmontando. Esta gran estructura, visualmente ocupa todo el espacio de la enorme plaza a la que no se deja contemplar en sus formas originales, y menos por la noche, así que de allí nos fuimos un poco decepcionados.


Por inercia seguimos bajando por la Vía Laietana buscando un poco mas de sabor  en las calles antiguas del barrio gótico, tan contrapuestas a la zona de donde venimos, donde las familias burguesas acomodadas construyeron la Barcelona modernista, con sus amplias avenidas y sus carísimas y preciosas fachadas.
Ahora empezamos a caminar por estrechas callejuelas con otra vida, pero antes de perdernos por sus vericuetos nos topamos con la impresionante plaza donde emerge la catedral de Barcelona, la gótica, y como tal, no decepciona, su perfil es imponente y con la iluminación justa. Nos acercamos y entramos rápidamente ya que faltaba muy poco para que la cerrasen, además, mira tú, la entrada es GRATIS . Gran sorpresa en una ciudad donde no se suelen encontrar muchas cosas "de balde". O quizá sea para compensar el palo de La Sagrada Familia.


Una muy grata sorpresa ésta catedral, muy bonita, aunque los servicios de vigilancia enseguida nos fueron acompañando a todos los visitantes hasta la salida, ya era muy tarde.
Por las calles se respiraba el ambiente de un viernes por la noche que aunque, temprano todavía, se dejaba notar en la gente joven. Dejaremos para mañana una visita mas detenida del barrio gótico y sus alrededores, así que nuevamente hacia el metro, a la plaza Jaume I, línea L4 directo hasta La Pau y al área, comodísimo.

Sábado 11 Enero 2014

De nuevo podemos disfrutar de una noche tranquila, sin ruidos ni molestias.
En esta ocasión decidimos bajar con el metro hasta la zona de la costa y luego llegar paseando hasta el puerto donde está la estatua de Colón, subir por las ramblas y visitar con detenimiento el barrio gótico.


Estos fueron nuestros planes iniciales, pero caímos en el error de bajarnos en una parada de metro mucho antes de lo aconsejable, en la zona del Fórum. Pudimos ver, eso sí, toda la zona nueva del paseo marítimo hasta el barrio de la Barceloneta con sus espectaculares callejuelas estrechas y alineadas, sabor auténtico de la otra Barcelona, pero cuando quisimos llegar a la zona de Colón y el arranque de las Ramblas nos dimos cuenta que ya nos habíamos cansado en exceso para todo lo que aún queríamos ver y recorrer.


Así pues, comimos de una manera rápida en un McDonald y continuamos por las Ramblas intentando llegar al gran teatre del Liceu, que no encontramos, el mercado de la Boquería que tampoco vimos y llegar de nuevo hasta la Catedral. Flor tenía mucho interés en conocer la Plaza del Pí, que al igual que en la plaza del Conde de Barajas de Madrid es el sitio tradicional donde los pintores de Barcelona exponen al aire libre sus obras y tener la ocasión de saludar a algunos colegas conocidos de muchas ferias en otros tiempos; pero nos perdimos entre las estrechas callejas de éste típico barrio en donde no hicimos otra cosa que caminar y caminar consiguiendo únicamente cansarnos sin sentido, observados minuciosamente por los ociosos paquistaníes que a las puertas de sus innumerables tiendas de "aparatejos" multimedia, no tenían otra cosa que hacer que mirarnos como perfectos "guiris" que cumplían los cánones del turista de libro.


Con esta mala pata llegamos a media tarde a encontrarnos sentados en un banco de Las Ramblas, cerca de la Plaza de Cataluña, muy cansados y con la necesidad de regresar a la auto porque la estancia en Barcelona se nos acababa por esta vez. 
Queríamos salir del área antes que se cumpliesen las cuarenta y ocho horas, de esta forma, además, llegaríamos a última hora de la tarde a Montserrat para pasar allí la noche y visitarla mañana. Era un plan que lo veníamos persiguiendo hace tiempo y ahora se nos presentaba la oportunidad aprovechando el regreso a casa.


Se llega muy bien y el sitio comentado por muchos autocaravanistas para pasar la noche es muy recomendable. Se trata del aparcamiento gratuito del tren cremallera que sale desde Monistrol, N 41º 36' 53.82" E 01º 50'37.00".  


Efectivamente está permitida la pernocta, se lo preguntamos al personal del tren cremallera, es un sitio muy amplio y muy tranquilo, la mejor opción para visitar Montserrat porque se puede subir a los aparcamientos que hay arriba en el santuario, pero son sitios muy estrechos, algo complicado para autocaravanas, además son aparcamientos de pago y si tenemos en cuenta que el tren cremallera cuesta algo así como 8 € por persona, no lo recuerdo exactamente, ida y vuelta, la opción de pernoctar aquí y disfrutar de la subida en tren nos pareció muy buena.



Domingo 12 Enero 2014


Y así fue, una noche perfecta, tranquila, solos en el aparcamiento, llovió ligeramente pero después del desayuno y de prepararnos para subir, vemos con inquietud grandes jirones de niebla que ocultan las cumbres que se supone son visibles desde aquí. Estamos decididos a subir de todas formas. 


El desnivel de la vía por donde va el trenecito no es desdeñable y las vistas son magníficas, hemos acertado con hacer la visita con este plan, pero según vamos subiendo la niebla se cierra mas y mas y cuando salimos al exterior al finalizar el recorrido, no se ve una acera enfrente de la otra. Niebla cerrada y sin visos de que despeje. 


Nuestro gozo en un pozo, con lo que nos apetecía darnos un paseo por cualquier camino entre estas formaciones montañosas tan especiales. No sabemos cuando podremos volver, pero en alguna otra ocasión tenemos que hacer el intento.


Con bastante frustración  decidimos bajar y emprender el regreso hasta casa. Se acabó el tiempo por ahora, pero no lo hacemos influidos por esta mala suerte de última hora porque el conjunto de la escapada ha sido muy positiva a pesar del poco tiempo disponible y de los inconvenientes con los que hemos tropezado. Verdaderamente coincidimos con nuestro hijo y los amigos encantados  al visitar Barcelona, Nosotros también.


Si te ha gustado esta entrada y la información que incluimos te ha sido útil..... agradecería tu g +1
recomienda este blog en google.


2 comentarios:

Diego Perez dijo...

Irme de caravana es un de mis sueños, me gusta la vida de trotamundos y explorar. Mientras tanto en mi taxi http://www.leganestaxi.com/ sigo viajando por Madrid, con muchas ganas de viajar y disfrutar la vida. Un abrazo.

fermin dijo...

Hola!, he estado curioseando vuestras andanzas. El sueño de mi vida es viajar en autocaravana,pero de momento es solo eso, un sueño.
Me parece un atraco a mano armada el precio de pernocta y el de la visita a la Sagrada Familia. Si me permitís un consejo, si hay una segunda visita a la ciudad condal, no dejéis de visitar la Iglesia Del Mar, (Santa Maria del Mar), austera, pero majestuosa.
Un saludo desde Valls (Tarragona)
PD: Si no conocéis Tarragona, capital y provincia, dar una ojeada, seguro que os animáis. Y es mas barato que Barcelona :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...