ACOMPÁÑANOS EN NUESTROS VIAJES

4 oct. 2012

MUDEJAR en TIERRA de PINARES. 1 . AREVALO. Avila.



LUNES  16.04.2012

Hace tiempo teníamos previsto visitar  una zona cercana a Madrid que aglutina una característica  muy interesante. El Mudéjar. Varias localidades cercanas entre sí, con un patrimonio impresionante y bastante desconocido por nosotros. Se trata de Arévalo ¡Cuantas veces hemos pasado por la carretera rumbo al norte,  proponiéndonos visitarla en breve!, Madrigal de Las Altas Torres, Medina del Campo y Olmedo. Estas cuatro localidades se encuentran entrelazadas por carreteras en perfecto estado, atravesando lo que se conoce como "Tierra de Pinares" en plena llanura de la vieja Castilla. 
Como siempre, recopilamos previamente los inestimables datos que otros autocaravanistas ofrecen en sus relatos sobre sitios interesantes y posibles lugares de pernocta. Una  ayuda desinteresada a la que tratamos de corresponder con lo que podamos aportar.

Sierra del Guadarrama, camino a Tierra de Pinares

Siempre que salimos de Madrid por la A-6, cruzamos el túnel de Guadarrama para evitar el Puerto del León pero solo el túnel, después inmediatamente continuamos por la Nacional VI evitando el peaje. Al salir de El Espinar coronando una subida, mas o menos en el kilómetro 70 y ya en tierras segovianas, vemos  una ermita junto a la carretera, nos detenemos a estirar las piernas y de paso  echar un vistazo a este lugar. Se trata de la ermita del Cristo del Caloco, N 40º 44' 36”  W 04º 16'16”, un lugar muy bien acondicionado para hacer una parada a merendar, comer, o simplemente hacer un alto en el camino con la estampa del Guadarrama delante nuestra.

Ermita del Cristo del Caloco

Esta ermita fue construida en el siglo XVI sobre la base de un templo románico. Punto de encuentro de la romería que en septiembre celebran los habitantes del Espinar en honor de su patrón. Como curiosidad añadiremos que en el año 1955 una de las escenas mas representativas de  “Marcelino, pan y vino” fue rodada en esta ermita. Una película que los menos jóvenes recordamos de forma entrañable. 

Al fondo, lugar de pernocta 

 Al bajar nos saluda otro “vecino” habitual de estas tierras,  ese viento del norte que viene sin interrupción cruzando la meseta norte castellana para tropezar por primera vez con los contrafuertes del sistema central y que tradicionalmente es fino y frío, nos hace brotar alguna lagrimita que nos obliga a cerrar bien las cremalleras de los abrigos y calarnos hasta las orejas el gorro de lana que a estas alturas del año ya habíamos guardado.

El Salvador

Entrando en Arévalo buscamos directamente el lugar  para estacionar y posiblemente pasar la noche, datos que habíamos recogido en el foro de AC Pasión facilitados por un colega que vive en Arevalo, lamento no recordar su nombre, ya que el lugar recomendado resultó idóneo tal y como él decía. La calle se llama Avenida Severo Ochoa, enfrente del ambulatorio y junto a un pequeño parque con una maquina de tren que Renfe donó a la ciudad en agradecimineto al ejemplar comportamiento de los habitantes de Arevalo en el gran accidente ferroviario de 1990.   N 41º 03'17” W 04º 42”50” .



Una comida tranquila y alentados por las buenas perspectivas, salimos a descubrir la que llaman “Ciudad del Mudejar”. Es facil llegar hasta el centro siguiendo las indicaciones de las calles, pero a estas horas tempranas de la tarde todo está cerrado y paseamos sin prisa. Se tercia, lo primero, tomar un buen cafelito.


La tarde se ha quedado estupenda, sin viento y luce un sol limplio y brillante. Antes de llegar a la plaza principal (plaza del Arrabal) nos encontramos con la iglesia de El Salvador, cerrada por supuesto. En estas ciudades pequeñas que atesoran infinidad de iglesias, lo habitual es que esten  abiertas solamente en horas de culto, en el caso de El Salvador no hay culto y es utilizada para guardar los pasos procesionales de Semana Santa. Edificación del siglo XII al XVII y que vista por fuera ofrece un aspecto de lamentable deterioro. En su interior contiene un retablo de Juan de Juni del s.XVI.

Santo Domingo de Silos

Santo Domingo de Silos

Diversas edificaciones civiles nos llaman la atención al paso, por su inestimable porte, su gusto por los detalles pero todas están irremisiblemente aquejadas de un mal de nuestro tiempo, el abandono. El deterioro y la ruina se dejan ver desde la calle. No es así con otras que han sido adquiridas por entidades bancarias y que lucen sus mejores galas. Los bancos, que son los señores feudales de hoy en día .

Ábside mudejar de Santo Domingo de Silos

Santo Domingo de Silos

Desde lejos se divisa inconfundible la torre de la Parroquia de Santo Domingo de Silos, rematada por la imagen del Sagrado Corazón de Jesús. Iglesia que cierra uno de los laterales de la plaza del Arrabal, centro neurálgico y comercial de la villa, celebrandose en la actualidad  un mercado semanal todos los martes. 

Interior de Santo Domingo de Silos

Santo Domingo de Silos

Sorprendentemente en este caso la iglesia estaba abierta y raudos entramos antes de que la cerrasen por cualquier motivo, pero no, no hay nadie y podemos deleitarnos en su interior.
A la hora de describir el templo no podemos mejorar la que hace el Ayuntamiento de Arévalo en su página web, así que transcribimos lo mas significativo:

  La cabecera del templo románico-mudéjar es de la primera mitad del siglo XIII, de un ábside con elevadas arquerías de medio punto dobladas sobre zócalo de mampuesto, y el primer tramo de la nave de la epístola, con un potente arco semicircular y bóveda de cañón levemente de herradura. El tramo recto se oculta por edificaciones añadidas. Debió de reformarse en parte en el siglo XV, de cuando data la puerta de la sacristía, gótica con arco conopial y adornos con hojas de estilo palacial, y porque en la capilla que hubo en la actual base de la torre, hace unos años apararecieron pinturas murales datables en esa época.
Pero fue a principios del siglo XVI cuando se reconstruyen sus tres naves con la fisonomía actual, a expensas del General de Artillería de los Reyes Católicos D. Lope de Río y su mujer Dª María Alvarez de Arévalo y Montalvo, enterrados en el presbiterio al lado del Evangelio, en una tumba de piedra de granito con arco conopial.
En su interior se trazan arcos escarzados con rosetas del gótico tardío en sus naves y semicircular el arco toral. Tenía sus puertas de acceso a las plazuelas de Tello y Sto. Domingo.
La portada principal a la Plaza del Arrabal fue construída en 1572 a expensas de D.Hernán Tello de Guzman y su esposa Dª María Tello de Deza. Tiene tres arcadas de sillares de granito almohadillado, al estilo grecorromano. con escudos abaciales de Sto Domingo de Silos, de las que sólo están abiertas puertas en las dos laterales. Sobre ellas un frontón circular, con adornos de bolas escurialenses, rematando una cruz-veleta con la singularidad de tener tres bolas metálicas al estilo árabe, procedentes según la tradición, de la antigua mezquita de la ciudad.
Sobre la nave de la epístola y reforzado el muro con gruesos sillares de granito, se elevó la torre, que es esbelta aunque la menos elevada de la ciudad, con decoración del siglo XVIII, cuadrada en su parte baja, el cuerpo de campanas tiene un arco por lado. Sobre la terraza se eleva un cuerpo octogonal que tiene bolas y un antiguo reloj, remata en cupulilla y fue coronada con una estatua de del Sagrado Corazón de Jesús.
Situadas en el cuerpo bajo de la torre, y conocidas por una pequeña oquedad en la escalera de subida, se ha abierto el muro que las ocultaba, apareciendo una hornacina con pinturas en todo su espacio. Representan a San Miguel Arcángel y otros santos, recordemos que San Miguel es el Patrono del Arciprestazgo.

Arco del Alcocer 


Arco del Alcocer y entrada a Oficina de Turismo

A la salida,  decidimos preguntar por la Oficina de Turismo a la primera persona que pasaba por la calle, resultó ser un caballero muy amable y muy versado que nos deleitó con todo detalle los sitios y lugares interesantes de Arévalo con tal precisión  que casi ya no necesitamos entrar en la Oficina de Turismo, que por otra parte, se encontraba cerrada por ser lunes.


Con esta inestimable información nos dirigimos hacia el Arco del Alcocer, también conocido como Arco de la Carcel, mudejar del siglo XII, única puerta que se conserva de la muralla de las cinco que llegó a tener y que da acceso a la plaza del Ayuntamiento, llamada Plaza Real. En el pasaje del arco se encuentra la Oficina de Turismo. Destaca desde el propio arco un templete de los que se usaban para que las bandas de música interpretasen sus repertorios, no sabemos si en la actualidad se seguirá utilizando. Al fondo, el Palacio Río Ungría que alberga el Ayuntamiento.   

Torreón del palacio de Los Sedeños

Siguiendo las indicaciones que nos ofreció nuestro amable morañego, gentilicio de los habitantes de Arévalo, enfrentada al arco del Alcocer y al otro estremo de la plaza baja la calle de Santa María, la calle principal del casco antiguo y que conserva ejemplos notables de casas solariegas, nos encontramos con la fachada y torreón del palacio de Los Sedeños del s.XV conserva  la puerta con lo herrajes originales y un escudo. La cornisa es de ladrillo característico de las construcciones mudejares de la época, los balcones sin embargo fueron añadidos en una reforma posterior, s.XVI.

Casa de Los Sedeños 


Casa de Los Sedeños, detalle

A continuación la fachada renacentista en piedra de la casa-palacio de Ballesteros, s.XVI. Con escudos y un par de columnas, felizmente apuntalada para evitar su evidente riesgo de derrumbe.

Casa de Los Sedeños, detalle

Casa de Los Sedeños, detalle

Palacio de Ballestero

La calle continúa bajando hata que atraviesa  un gran arco abierto en la base de la soberbia  torre mudejar de Santa María la Mayor .Llegados a ella y justo a su derecha aparece la entrada a la joya de Arévalo; La preciosa plaza de La Villa. Sencillamente impresionante. Se dice y creemos que con acierto, que posiblemente sea la mas bella plaza tradicional castellana: Casas porticadas sustentadas por columnas de piedra o madera muestran sus entramados de vigas y relleno de ladrillo. Una plaza amplia, empedrada, magníficamente conservada, en ella se eleva el  expléndido abside de la iglesia de Santa María la Mayor, una autentica joya del mudejar, que para nuestra desgracia  también estaba cerrada. En verano puede visitarse hasta el 17 de Septiembre , de Martes a Domingo, en horario de 11 a 14 y de 17 a 20 horas.

Torre de Santa María la Mayor


Nos encontramos en esas situaciones que sabemos son únicas para la fotografía. El sol de media tarde alarga las sombras ofreciendo posibilidades plásticas inmejorables, no hay nadie en este inmenso espacio, no obstante,  allí estan  los impenitentes e inoportunos vehículos estacionados que nos exigen hacer un auténtico ejercicio de malabares para intentar conseguir las instantáneas que intuímos por todos los rincones, cientos de fotografías posibles y no queremos perder la oportunidad. 

Plaza de la Villa, al fondo Santa María la Mayor

Plaza de la Villa

Opuesta a Santa María la Mayor en el otro extremo de la plaza se encuentra la iglesia de San Martín, s.XII , donde ya no hay culto, con sus dos esbeltas torres paralelas de estilos muy diferentes. La de “los ajedreces” es la mas antigua y “la nueva” que data del año 1200. Actualmente es un centro de exposiciones de gestión particular que también encontramos cerrado. 
Largo rato permanecemos en la Plaza de la Villa, porque todos sus angulos ofrecen bellísimas estampas.

Plaza de la Villa desde San Martín

Plaza de la Villa

Plaza de la Villa

Recordando los consejos que el viandante nos ha ofrecido, continuamos bajando a través de calles estrechas y de casitas humildes, llegando a la gran explanada que se abre en el extremo norte de la ciudad donde se encuentra el otro monumento emblemático de Arévalo, su castillo. Aquí se juntaban los extremos de la extinta muralla. El origen de este castillo es desconocido aunque se presume anterior incluso a la fundación de Arévalo como ciudad, en cambio sí se conocen las remodelaciones posteriores del s.XIV, reedificaciones en el s.XVI y su restructuración íntegra del s.XX. Destaca su imponente torre del homenaje. Este castillo es mas conocido como carcel de personajes ilustres que por su función militar. En la actualida alberga un completo museo de cereales ,El horario es: 10.00 a 14.00, en horario de mañanas y de16.00 a 18.00 horas por la tarde todos los sábados y domingos.


San Martín en la plaza de la Villa

En esta gran explanada frente al castillo ha sido sitio de pernocta de otros autocaravanistas según AC Pasión, aunque con ciertas molestias de “minibotellones” los fines de semana.



Bordeando el río Arevalillo que lleva muy poco caudal, llegamos al Puente de Medina con cinco ojos ,140 m. de longitud y 18 de altura, soportába sobre él una de las cinco puertas que tenía la muralla que rodeaba la villa, otra magnifica construcción civil del arte mudéjar en el s.XIV y un poco mas adelante, en dirección nuevamente hacia la Plaza del Arrabal aparece otra iglesia, la de San Miguel, S.XII al XVI, embutida en medio de barrios actuales,  Es una iglesia de construcción extraña, dando la sensación de haber sido continuamente restaurada con añadidos puntuales a través de los siglos. La entrada principal se encuentra en un lateral casi enfrentada a los porteros automáticos de las otras construcciones “del siglo de las luces....pardas” o mejor dicho de las evidentes especulaciones urbanísticas que casi no le han dejado espacio para que respire.

Puente de Medina

Iglesia de San Miguel

Iglesia de San Miguel

Una de las cosas por las que siempre nos ha gustado viajar es la oportunidad que surge, en ocasiones, de conocer la gente de los lugares por donde pasamos, encontramos diferencias que siempre enriquecen. Con intención de hacer unas compras entramos en una zapatería, “Calzados Oscar”. Una vez atendidos convenientemente entablamos una típica conversación que solo se produce en los pueblos donde se vive con otro ritmo el paso del tiempo.

Palacio del Conde de Valdeláguila

En estos lugares y en esos momentos nunca son suficientes las cuatro frases de cortesía, se habla siempre de mas cosas, surgen solas, no hay prisa para casi nada y así se empieza por hablar de la conveniencia de un tipo de calzado u otro, del tiempo,  se continúa hablando de los mercados de los martes en la plaza,  la nueva feria anual de artesanía, y el turismo que va y viene y hasta de pesca, nosotros comentamos encantados todo lo que nos ha ido gustando de lo que hemos visto hasta ahora en Arevalo y enseguida se vislumbra en Oscar el arraigo a su tierra, con el único y sano interés de darnos a conocer algo mas de lo que se muestra oficialmente en los catálogos turísticos.

San Martín

Atrio de San Martín

Es una familia castellana que sabe valorar las cosas buenas de su tierra, y nos lo cuentan. Por ejemplo: Sin menosprecio de nadie ni de nada, nos dicen que el mejor cochinillo del mundo no se encuentra en Segovia, sino aquí, en Arévalo con toda clase de detalles que ilustraban tal aseveración.

Retablo de San Martín

San Martín: Sala de exposiciones

Si queremos probar otro manjar único como es el queso de oveja, debemos ir al pueblo de Tolocirio y preguntar por Glicerio que nos venderá un queso que recordaremos toda la vida. Y del patrimonio arquitectónico, están verdaderamente enamorados y versados muy a fondo de los pormenores del mudéjar que tanto hay en esta tierra. Aquí es  donde nos regalan una ocasión única para conocer en detalle parte de este patrimonio y nos dan una muestra de su gran amabilidad, cuando les comentamos que la iglesia de San Martín la habíamos encontrado cerrada, Oscar, el padre, tiró de teléfono y se puso inmediatamente en contacto con su amigo Ricardo, el responsable de la sala de exposiciones que precisamente estos días estaban renovando. Nos ofrece la posibilidad de quedar  mañana  por la mañana con su amigo que con mucho gusto nos la enseñará. No podíamos desaprovechar una ocasión tan amable e interesante, así que  les quedamos muy agradecidos.

Fresco en San Martín

Detalle en San Martín

Y con la improvisada tertulia en la zapatería con Oscar y su hijo  se nos pasó el tiempo sin sentir y se nos hicieron las tantas, así que  regresamos a la auto a  cenar  pasando una noche de lo mas tranquila.

MARTES 17-04-12

El sitio recomendado para pernoctar resultó como nos habían comentado, sin ningún problema y toda la noche de un tirón.

Arco mudejar en el interior de San Martín
Subida a torre en San Martín

Un poco antes de las once de la mañana, ya estábamos en la puerta de San Martín viendo a Ricardo que nos esperaba en la puerta. La amabilidad fué su rasgo de presentación y comenzó a describirnos  con interés y entusiasmo todas las características de esta singular iglesia, desacralizada desde hace algunos años, todo un lujo que hoy desde esta página queremos agradecer como merece. Efectivamente, estaban trabajando en retirar y colocar al tiempo unas exposiciones de artistas puntuales que la entidad bancaria propietaria del inmueble organiza periódicamente. Ricardo se esmeró en explicarnos todas las características y los abatares históricos de San Martín. Por ejemplo, el detalle mas singular es que la torre mas antigua  es de origen árabe, con el paso del tiempo, y con el dominio cristiano, se construyó la segunda pero sin dejar de convivir al unísono las dos confesiones, hasta el punto que los cristianos usaban la mitad de la iglesia con su torre nueva entrando por un extremo y los musulmanes, hacían lo propio conservando su torre antigua y entrando por otra puerta diferente.
Siguió Ricardo esforzándose  en que no perdiésemos ningún detalle, demostrando un amplísimo conocimiento del tema así como un vivo interés para que nos llevásemos  el mejor de los recuerdos y con creces que lo consiguió.
Hemos tenido la fortuna de conocer una localidad  con un patrimonio deslumbrante, pero sobretodo hemos conocido lo mejor de esta tierra, su gente.
Se dice de los castellanos que son distantes, secos y herméticos, pero como ya vamos descubriendo por multitud de sitios distintos, creemos que hay una verdad por encima de todo estereotipo y es que en el fondo, todos somos buena gente, solo hace falta ir por la vida con respeto, con sinceridad y humildad y con una sonrisa en el rostro, a poca suerte que tengas entrarás en el alma de la gente mas variopinta.
Damos por terminada la visita en Arévalo sabiendo que nos ha quedado mucho que ver,  pero tenemos que seguir la ruta. Dificil será olvidar esta experiencia humana rodeados del vestigio deslumbrante del mudejar de Arévalo.

SIGUIENTE DESTINO........MADRIGAL DE LAS ALTAS TORRES, Ávila


Si te ha gustado esta entrada y la información que incluimos te ha sido útil..... agradecería tu g +1
recomienda este blog en google.

3 comentarios:

Eduardo de Vicente dijo...

Estupenda visita "virtual" la que acabo de dar por Arevalo.
Saludos.

Sandra Montes dijo...

Hola
Me llamo Sandra y tengo un directorio web. Me ha encantado tu blog! Tienes unos post muy interesantes. Buen trabajo, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.
Si estás de acuerdo házmelo saber.
PD: mi email es: montessandra22@gmail.com
Sandra.

Abuela Ciber dijo...

Acercandome a ti a traves de estas lineas, deseandote una muy buena semana y compartiendo algo leido:

"Si exagerásemos nuestras alegrías, como hacemos con nuestras penas, nuestros problemas perderían importancia"

Cariños

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...